NUEVA ESTRATEGIA EUROPEA PARA LA MOVILIDAD

La Comisión Europea acelera su estrategia de bajas emisiones

El organismo europeo está tomando medidas para acelerar tanto el desarrollo de los vehículos de bajas emisiones como los de cero, de acuerdo a la nueva “Estrategia Europea para la Moviliad de bajas emisiones” presentada en Bruselas.

Bruselas pide acelerar la transición hacia los vehículos con cero emisiones.
Bruselas pide acelerar la transición hacia los vehículos con cero emisiones.

La Comisión Europea define como coches de bajas emisiones aquellos que emiten no más de 50 gramos de CO2/km, y dentro de esa categoría se encuentran los vehículos totalmente eléctricos, aquellos de pila de combustible de hidrógeno así como algunos híbridos enchufables de venta en Europa.

La estrategia ideada pretende implantar las energías alternativas de bajas emisiones para el transporte, incluyendo biocombustibles avanzados así como electricidad renovable y combustibles sintéticos también renovables. Todo ello para hacer frente a los obstáculos que dificultan el uso generalizado de los vehículos eléctricos.

Su intención es guiar a los países miembros de la Unión Europea con respecto a la movilidad de emisiones libres de humos, además de mejorar la eficiencia del sistema de transporte.

La Comisión aspira a que los motores de combustión interna convencionales se reduzcan aun más después de 2020, promoviendo de esa forma que los vehículos de cero y baja emisión ganen cuota de mercado.

La CE cree que los miembros de la Unión Europea y sus autoridades locales son cruciales para poner en marcha esta estrategia. Hoy día ya hay varios gobiernos que están ofreciendo incentivos por utilizar energía alternativa de bajas emisiones en vehículos. Asimismo quieren fomentar el uso de otros medios como la bicicleta o el transporte público, al igual que sistemas de movilidad compartidos.

Todo ello con el firme propósito de reducir la congestión del tráfico y la contaminación derivada de él. Bruselas también ha propuesto mejoras para medir y verificar las emisiones de los vehículos, “una precondición necesaria para asegurar que los estándares tienen un impacto y que los consumidores pueden confiar en ellos”.

Aparte de sus ventajas para el medio ambiente, el órgano ejecutivo europeo cree que esta estrategia permitirá un crecimiento del empleo y la economía, al mismo tiempo que favorecerá las inversiones e innovaciones. 

“La investigación e innovación en vehículos de bajas emisiones son proyectos que apoyaremos en futuras inversiones” señaló la propia comisión.

La estrategia se basa en mecanismos y fondos existentes y varios proyectos ya están en marcha para ser financiados por el Fondo Europeo de Inversión Estratégica. Además, 70 billones de euros están disponibles para el transporte, incluyendo 39 billones para apoyar la carrera hacia una movilidad de bajas emisiones, tal como apuntó la propia Comisión Europea.

Conversaciones: