SEGÚN S&P

La electrificación impactará en la rentabilidad del automóvil durante la próxima década

La electrificación tendrá un "impacto significativo" sobre la rentabilidad de los fabricantes de automóviles y los proveedores durante la próxima década, según el último informe sobre la industria de automoción elaborado por la agencia de calificación crediticia S&P.

La electrificación impactará en la rentabilidad del automóvil durante la próxima década, según S&P.
La electrificación impactará en la rentabilidad del automóvil durante la próxima década, según S&P.

La electrificación tendrá un "impacto significativo" sobre la rentabilidad de los fabricantes de automóviles y los proveedores durante la próxima década, según el último informe sobre la industria de automoción elaborado por la agencia de calificación crediticia S&P.

Este documento pone de manifiesto que el automóvil está experimentando una transformación tecnológica acelerada que provocará un cambio en su situación a largo plazo, aunque destaca que, en el corto plazo, las tendencias macroeconómicas y la demanda global de automóviles ayudarán mantener estables las calificaciones de las empresas del sector.

La analista de S&P Vittoria Ferraris afirmó que su previsión es que la transformación de la industria durante los próximos dos o tres años se beneficiará de condiciones macroeconómicas favorables y de la demanda estable, a pesar de los reducidos volúmenes en los mercados chino y estadounidense.

Desde la agencia de calificación señalaron que se mantienen los riesgos geopolíticos vinculados al Brexit o a diferentes acuerdos comerciales, situaciones que, en el peor de los casos, podrían generar costes adicionales a la industria.

Por su parte, el analista Alex Herbert apuntó que, en este entorno, los ratings de los fabricantes de automóviles y de los proveedores se mantendrán relativamente estables, al tiempo que indicó que la electrificación se está acelerando por los problemas medioambientales y por las normativas sobre emisiones más exigentes.

"Creemos que la electrificación de los motores es probablemente la megatendencia más importante en la próxima década, pero la penetración podría ocurrir en diferentes fases en varios mercados", aseguró.

Herbert subrayó que la electrificación conllevará, a su vez, unos costes adicionales a los fabricantes en el período comprendido entre 2018 y explicó que podrá tener un "impacto significativo" en la rentabilidad de las marcas de automóviles y de los proveedores en los próximos diez años.

Por otro lado, el analista Nishit Madlani destacó que la conducción autónoma tendrá un efecto "menos disruptivo" sobre la industria de la automoción en esta fase, puesto que no depende únicamente del desarrollo tecnológico, sino también del avance regulatorio.

Conversaciones: