LA NUEVA MOVILIDAD

El futuro de los coches eléctricos irá de la mano del renting de pymes y autónomos

El uso del vehículo eléctrico tendrá en el renting una de sus principales aliados.

El futuro de los coches eléctricos irá de la mano del renting de pymes y autónomos.
El futuro de los coches eléctricos irá de la mano del renting de pymes y autónomos.

El sector automovilístico se encuentra en un continuo desarrollo. En los últimos años, los fabricantes no han cesado de innovar en la producción de coches eléctricos. Un vehículo que fue creado con la intención de convertirse en el modelo principal del futuro, por ser la mejor opción para la movilidad y la lucha contra la contaminación del aire y del ruido. Sin embargo, se establece una incógnita que requiere una respuesta. ¿Por qué son buenos? ¿Qué ventajas ofrece con respecto a los coches convencionales? 

En esta línea, cabe destacar que el renting (alquiler a largo plazo con servicios incluidos, según las administraciones públicas) se ha convertido en una vía sostenible para los vehículos eléctricos. Se trata de un servicio cuyo objetivo no es otro que facilitar la utilización de éste, sin llevar a cabo su compra, en las mejores condiciones y con el servicio más completo posible. 

Las ventajas del renting para pymes y autónomos

Varias son las ventajas que ofrece el renting para pymes y autónomos. Una de ellas reside en la flexibilidad del contrato por parte de las empresas que ofertan este servicio, puesto que permite su adaptación, modificación y/o ampliación dependiendo de las necesidades del cliente. Por tanto, el cliente únicamente tiene que ocuparse de elegir la marca y el modelo de coche eléctrico, siempre y cuando se venda en España, que mejor se adapta a sus exigencias. En este sentido, la propietaria del vehículo eléctrico es de la propia empresa de renting, que lo alquila a cambio del pago de una cuota fija durante el tiempo estipulado. Así, el desembolso de la cuota no supone amortización del bien, sino únicamente una renta por el alquiler. Por consiguiente, la seguridad a la hora de presupuestar a largo plazo el gasto del vehículo evita la aparición de imprevistos.

Otras de las características en el contrato ofrecido por estas compañías es el asesoramiento sobre qué vehículo es más recomendable para cada cliente, ya que éstas cuentan con una amplia experiencia en el mercado de renting, así como con un amplio conocimiento del sector automovilístico y otras industrias vinculadas a éste (seguros, talleres, etc…). Mantenimiento completo, revisiones, reparaciones de neumáticos, matriculación, gestión y administración del vehículo, incluidos el impuesto municipal de circulación, seguro a todo riesgo, asistencia en carretera y casco urbano, entre otras cosas, son el resto de peculiaridades que ofrecen en sus contratos tales empresas. 

Gracias a la labor de estas compañías, el cliente también se beneficia de las economías de escala con las que éstas trabajan. Por ello, los propios clientes alcanzan mejores precios y servicios. Al margen, mejoras en el ámbito fiscal, una mejora en el balance de la empresa al no incidir en su ratio de endeudamiento, la posibilidad de liberar capital, el ahorro de tiempo en las tareas de administración y gestión de los vehículos, la posibilidad de liberar recursos técnicos y humanos que puedan destinarse en su generalidad a actividades de la empresa son otras de las ventajas que ofrecen las empresas de renting. 

Por otro lado, también permiten una perfecta adaptación de la flota a las necesidades cambiantes del mercado, mejoras en la seguridad vial al facilitar el uso de vehículos nuevos e incluir en el contrato todas las revisiones recomendadas por los fabricantes, incide de forma positiva en la imagen corporativa de la empresa y optimiza tanto el control como la gestión de los vehículos de empresa. 

Claro ejemplo es en esta parcela la compañía inglesa Northgate, que ofrece a sus clientes coches eléctricos en régimen de ‘renting flexible’. Una maniobra empresarial a través de la que pretende facilitar a las empresas la incorporación de una tecnología basada en ‘cero emisiones’ a sus vehículos de trabajo y, de este modo, contribuir a la movilidad. Se trata de una serie de vehículos que tienen la posibilidad de acceder al centro de las ciudades, incluso en caso de activación de protocolos anticontaminación. 

El diario La Razón publicó el mes pasado un artículo que afirmó que en urbes como Madrid “los coches eléctricos no pagan en ninguna de las zonas del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER)”. En éste, Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) consideró que “las empresas del sector son actualmente las que más están contribuyendo a la implantación del coche eléctrico”. De hecho, según los datos aportados por dicha asociación, y mostrados en esta publicación, “entre enero y octubre de este año se matricularon 468 vehículos eléctricos de renting”, lo que equivale al 0,28% del total. A pesar de que los números sean, por ahora, irrisorios, su crecimiento en cuanto al arrendamiento está siendo muy significativo, ya que, sobre el total de matriculaciones, estos vehículos representan el 0,19%. 

Con el propósito de contribuir a esta sostenibilidad, Javier León, presidente del Consejo de Renting de la Asociación Española de Renting y Leasing (AERL), demandó al Gobierno “una apuesta más intensa en lo que a movilidad eléctrica y sin emisiones se refiere”, según aparece indicado en dicho artículo.  

De este modo, las compañías automovilísticas se encuentran sumergidas de lleno en un mundo empresarial en una constante evolución en la que los vehículos eléctricos deben tener un próspero porvenir. 

Conversaciones: