MADRID, PARÍS Y LISBOA

Indra elige Madrid como prueba piloto para la conducción autónoma

En el marco del proyecto AUTOCITS, Indra empieza las pruebas del vehículo autónomo en Madrid. También se realizarán en París y Lisboa, las tres ciudades más grandes del Corredor Atlántico.

Indra elige Madrid como prueba piloto para la conducción autónoma.
Indra elige Madrid como prueba piloto para la conducción autónoma.

Indra, compañía global de consultoría y tecnología, ha facilitado un comunicado en el cual asegura que Madrid, París y Lisboa son las tres ciudades elegidas para realizar su proyecto europeo de innovación AUTOCITS. Estas son las tres ciudades elegidas, ya que son las más grandes del Corredor Atlántico. Madrid será el primer banco de pruebas para probar la conducción autónoma en la zona metropolitana.

El objetivo de este proyecto es contribuir a adaptar la normativa, los centros de control de tráfico y las infraestructuras a la conducción autónoma para mejorar la interoperabilidad de los coches autónomos. Además también busca asegurar su correcta circulación a través de todo tipo de carreteras de los diferentes países europeos y su convivencia segura con el resto de vehículos.

Para llevar a cabo dicho proyecto, se desarrollarán servicios inteligentes de transporte basados en sistemas cooperativos (C-ITS), los cuales permiten la comunicación y el intercambio seguro de datos entre vehículos, usuarios e infraestructura, utilizando el estándar de comunicaciones europeo ITS-G5.

Para la prueba piloto de Madrid se han desarrollado 3 servicios C-ITS que ampliarán la “visión” del vehículo autónomo y facilitarán la toma de decisiones gracias a los avisos como notificaciones sobre obras en carretera, situaciones de congestión o condiciones climatológicas adversas.

Indra apunta que estos servicios C-ITS se han integrado en la solución de tráfico y túneles Horus –desarrollados por la propia compañía– para la que se ha creado un nuevo módulo que permite gestionar el envío de información al vehículo autónomo o conectado y aprovechar los datos que generan este tipo de modelos a tiempo real. A parte, ofrecen información de valor para la toma de decisiones de los gestores, de los propios vehículos conectados y de los conductores de vehículos convencionales.

Por último, añadir que estas pruebas pueden servir para España y su futuro en la conducción autónoma, ya que es una propuesta que el Gobierno español tiene muy presente.

Conversaciones: