CAMBIO DE DISCURSO DE LA CANCILLER

Merkel parece aceptar que los motores de combustión tienen los días contados

Angela Merkel, una defensora a ultranza de la industria automovilística alemana, criticó a los fabricantes de vehículos acusados de hacer trampas en los test de emisiones. 

Merkel parece aceptar que los motores de combustión tienen los días contados.
Merkel parece aceptar que los motores de combustión tienen los días contados.

En una entrevista reciente para la revista Wirtschaftswoche, Angela Merkel señaló a todos aquellos que han cometido irregularidades: "No hay nada que pueda justificar los métodos fraudulentos de medición utilizados por los fabricantes del sector diesel y que han dañado al propio sector ".

La canciller –criticada por grupos medioambientales y de consumidores debido a su defensa de la industria diésel desde el escándalo de Volkswagen– parece aceptar que los motores de combustión pueden tener sus días contados. 

En sus declaraciones, Merkel no dejó claro su compromiso con la tecnología diésel, que su gobierno ha promovido para ayudar a reducir las emisiones de CO2 y así luchar contra el cambio climático. 

"Lo importante es que se utilice la mejor y más novedosa tecnología. Estamos en una fase de transformación alejada de los motores de combustión". 

"Durante muchos años, hemos apreciado el diésel porque ayudó a reducir el combustible y el CO2", dijo, agregando que algunos puntos tenían que ser revaluados.   

Reducir o prohibir

Las palabras de Merkel, casi dos años después de que saliera a la luz el escándalo de las emisiones, se producen mientras su gobierno se enfrenta a una creciente presión para reducir la contaminación diésel o bien se empezarán a imponer prohibiciones en la circulación.

Las ventas de vehículos del sector ha estado cayendo desde el escándalo de VW, pero han sufrido un bajón más rápido desde que algunas ciudades, incluyendo Stuttgart y Munich, han contemplado la posibilidad de vetar algunos vehículos diésel, culpando a las emisiones del aumento de las enfermedades respiratorias. 

Ya a finales de junio, los ministros alemanes anunciaron que establecerían un foro nacional diésel, con el fin de encontrar formas de reducir la contaminación y crear una nueva organización para testar los vehículos.

Inmediatamente después del anuncio, BMW, Audi y el fabricante de camiones MAN acordaron con el gobierno regional de Baviera cortar las emisiones de nitrógeno (NOx), en lo que parece una medida precursora del plan nacional. 

Mientras, los fabricantes extranjeros aún no se han comprometido a reducir las emisiones, pero probablemente lo hagan el próximo 2 de agosto en el foro diesel del gobierno, apuntó la VDIK (Asociación Internacional de Constructores de Automóviles).

Por otra parte, el club automovilístico alemán ADAC, el más grande e influyente de Europa, ha advertido a los consumidores que rechacen las compras planificadas de vehículos diésel hasta que la nueva tecnología Euro-6D esté disponible en nuevos modelos este mes de otoño. 

Conversaciones: