80 G/KM PARA 2025 Y 66,5 G/KM PARA 2030

La normativa de emisiones de CO2 aprieta a la industria del automóvil

La Comisión Europea presiona a la industria del automóvil para que acelere la transición hacia el coche eléctrico.

El comisario europeo de Energía y Acción Climática, Miguel Arias Cañete.
El comisario europeo de Energía y Acción Climática, Miguel Arias Cañete.

Con el objetivo de cumplir con el compromiso adoptado por la Unión Europea (UE) en el Acuerdo Climático de París de reducir sus emisiones contaminantes en un 40% para 2030, la Comisión Europea (CE) ha presentado una propuesta legislativa para establecer límites más estrictos a las emisiones contaminantes de los vehículos.

La Comisión Europea ha propuesto establecer unos nuevos objetivos de reducción media de emisiones de dióxido de carbono (CO2) que obliga a los fabricantes de automóviles a reducir un 15% para 2025 (hasta los 80 gramos de CO2 por kilómetro) y un 30% para 2030 (hasta 66,5), en comparación con 2021 (95). En la actualidad, los límites de emisiones de CO2 están en 130 g/km.

El comisario europeo de Energía y Acción Climática, Miguel Arias Cañete, ha explicado que la Comisión Europea multará a los fabricantes que no cumplan con los límites particulares de emisiones y considerará "vehículos limpios" –sean eléctricos o híbridos– a los que emitan entre 0 y 50 gramos de CO2 por kilómetro. En concreto, las multas alcanzarán los 95 euros por cada gramo por encima del nivel requerido y por cada nuevo vehículo registrado en ese mismo año.

Aunque los objetivos iniciales eran algo más estrictos (un 20% en 2025 y un 35% en 2030), el comisario europeo ha defendido que los objetivos planteados por Bruselas son "ambiciosos y realistas" y están basados en "análisis sólidos".

Plan de incentivos

Arias Cañete explicó que para ayudar a que la industria europea siga siendo competitiva frente a sus rivales de Estados Unidos, China o Japón, la Comisión Europea pondrá en marcha un plan de incentivos de 800 millones de euros destinados al desarrollo de proyectos de infraestructuras, como puntos de recarga para baterías de coches eléctricos que estarán disponibles a través de donaciones y préstamos para entidades públicas y privadas.

Asimismo, el paquete de medidas de Bruselas incluye una iniciativa de 200 millones de euros para fomentar el desarrollo de baterías en la UE. "Europa se está quedando rezagada con respecto a China y Estados Unidos en cuanto al desarrollo de baterías. Necesitamos cerrar esa brecha, es insostenible. O producimos baterías o perdemos trabajos", ha alertado Arias Cañete.

Estas propuestas forman parte de un paquete de medidas que el Ejecutivo comunitario ha presentado este miércoles y que incluye hasta seis iniciativas. Junto con las iniciativas para impulsar infraestructuras limpias y el desarrollo de baterías, Bruselas ha propuesto revisiones de las directivas de vehículos limpios, de transporte combinado y de pasajeros de servicios de autobús.

El comisario español ha señalado que la venta de vehículos eléctricos en la UE representa en la actualidad menos del 1% de todas las ventas, así como que en el bloque comunitario los consumidores pueden elegir entre 6 tipos de coches eléctricos, mientras que la cifra se dispara a más de 400 en Asia.

En este escenario, Bruselas ha propuesto crear un sistema de incentivos, que en lugar de establecer cuotas de producción de vehículos eléctricos, como ha decidido China, será "neutral" y dejará a los fabricantes europeos elegir qué tecnologías quieren desarrollar para cumplir con sus objetivos específicos de emisiones.

Así, se establecerán unos niveles de referencia con el número dónde de vehículos limpios que cada fabricante debería sacar al mercado para 2025 y 2030. Si una compañía produce una cantidad de vehículos limpios superior a este nivel será recompensada con créditos que podrá usar para cumplir con su objetivo específico de reducción de emisiones de CO2.

Conversaciones: