INVIRTIENDO EN INVESTIGACIÓN Y NUEVAS INFRAESTRUCTURAS DE RECARGA

Reino Unido quiere liderar el mercado mundial de vehículos eléctricos y autónomos

El Gobierno Británico planea invertir más de 900 millones de euros en investigación y en nuevas infraestructuras de recargas para liderar el mercado mundial de vehículos eléctricos y autónomos.

Reino Unido quiere liderar el mercado mundial de vehículos eléctricos y autónomos.
Reino Unido quiere liderar el mercado mundial de vehículos eléctricos y autónomos.

El Gobierno Británico planea invertir más de 800 millones de libras –900 millones de euros– en tecnologías de auto-conducción y en vehículos libres de emisiones. Con ello tratará de dar un impulso a su economía después de su salida de la Unión Europea. 

La inversión en investigación y la nueva infraestructura de recarga están destinadas a hacer del Reino Unido un "líder" en vehículos autónomos y eléctricos, dijo la Reina Isabel el pasado miércoles en su discurso de apertura del Parlamento en Londres.
 
Esta tecnología podría hacer recaudar 28.000 millones de libras a las arcas del Estado de cara a 2035, según estimó el gobierno. Para cumplir con esa aspiración el ejecutivo deberá:

  • Extender el seguro obligatorio de vehículos para cubrir el uso de vehículos autónomos. 
  • Ponerse como objetivo que casi todos los coches y furgonetas sean libres de emisiones en 2050.
  • Disponer de áreas de servicio en las autopistas y grandes gasolineras para instalar zonas de recarga de EVs.
  • Requerir de un conjunto de normas comunes para los puntos de recarga, de manera que puedan ser utilizadas por todos los automóviles. 
  • Invertir 200 millones de libras en investigación y pruebas de vehículos sin conductor.

Todas estas medidas fueron acogidas con agrado por parte de las compañías, que habían mostrado cierta preocupación de que la Primera Ministra, Theresa May, se centrara sólo en la salida de la Unión Europea y dejara a un lado problemas como la contaminación atmosférica. 

"Es alentador ver el deseo del Gobierno de hacer del Reino Unido un líder en las nuevas industrias y mejorar así su rol en la escena mundial", dijo Nick Molho, Director Ejecutivo del Grupo Aldersgate, una alianza formada por líderes políticos y empresariales y organizaciones sin ánimo de lucro preocupada por las políticas medioambientales. 

Además de ofrecer una nueva fuente de ingresos, los vehículos podrían ayudar a reducir el smog, un contaminante secundario producto de otros gases, relacionado con unas 40.000 muertes prematuras al año tal y como señala el Colegio Real de Médicos, y que está causando a su vez pérdidas de unos 20.000 millones de libras anuales.

Mientras, y a pesar de que los vehículos eléctricos sólo representan el 1% de todas las ventas de automóviles en el Reino Unido, el país ha sido uno de los pocos en todo el mundo en tener más de 100.000 vehículos enchufables en las carreteras, de acuerdo con Colin McKerracher, analista de Bloomberg New Energy Finance. 

"Los anuncios acerca de las infraestructuras de recarga deberían ayudar a allanar el camino para una mayor presencia de vehículos eléctricos en la próxima década", dijo McKerracher. "Gran parte de la presión por implantar los EVs en Europa proviene de los objetivos de CO2 marcados por la UE y aún no está claro qué estándares promulgará o adoptará el Reino Unido tras el Brexit". 
 

Conversaciones: