REINO UNIDO ACABARÁ CON EL COCHE DIÉSEL Y GASOLINA EN 2050

Todos los coches vendidos en Reino Unido deberán ser totalmente eléctricos en 2040

Reino Unido prohibirá la venta de automóviles diésel y de gasolina nuevos a partir de 2040, como parte de su plan para eliminarlos definitivamente de las carreteras 10 años más tarde.

Reino Unido prohibirá la venta de coches diésel y gasolina en 2040 y en 2050 no podrán circular. FOTO: Joan Martínez.
Reino Unido prohibirá la venta de coches diésel y gasolina en 2040 y en 2050 no podrán circular. FOTO: Joan Martínez.

El ministro de Medio Ambiente de Reino Unido, Michael Gove, ha asegurado que el Gobierno británico prohibirá la comercialización de automóviles diésel y de gasolina nuevos desde 2040, como parte de su objetivo de que dejen de circular por las carreteras del país diez años después.

También se terminaría la venta de vehículos híbridos con un motor eléctrico combinado con otro de combustión (diésel o gasolina), señaló The Times.

Con esta decisión, el Reino Unido es el último país europeo que apuesta por los vehículos eléctricos como el transporte del futuro, después de Francia (que también planea poner fin a los vehículos de gasolina y diesel en 2040) y Alemania (donde se está considerando esa prohibición en ciudades como Stuttgart o Munich).

La medida se debe en parte a las estrictas normas de emisiones de la Unión Europea que deberá seguir el Reino Unido, incluso una vez abandone la UE. Este anuncio llega al mismo tiempo que el país planea invertir más de 800 millones de libras en tecnología autónoma y sin emisiones como parte de su estrategia industrial post-Brexit.

La decisión del Reino Unido es probable que acelere la caída de los coches diesel en el segundo mercado más grande de Europa después del alemán.

Según datos de la industria, la demanda de vehículos diésel en el mercado automovilístico británico cayó un 10% en los seis primeros meses del año en comparación con dicho período de 2016, mientras que las ventas de modelos de gasolina subieron un 5%. Por su parte, las matriculaciones de modelos híbridos y eléctricos en Reino Unido cerraron la primera mitad del ejercicio actual con una progresión positiva del 30%, pero aún representan menos del 5 por ciento de las nuevas matriculaciones.

Mike Hawes, CEO de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes del Motor (SMMT), apuntó que los consumidores deberían recibir ayudas a la hora de comprar coches eléctricos. “Las prohibiciones directas pueden poner en riesgo el mercado actual de automóviles y nuestro sector, que cuentan con más de 800.000 trabajadores en el Reino Unido”, dijo. “La industria en cambio quiere un enfoque positivo que otorgue a los consumidores incentivos para comprar estos automóviles.

El propio Hawes dijo que la demanda de vehículos de combustible alternativo está creciendo, pero a un nivel todavía muy bajo, ya que los consumidores están preocupados por el precio, la autonomía y los puntos de recarga. “Podríamos dañar el exitoso sector automotriz del Reino Unido si no dejamos tiempo suficiente para que la industria se ajuste”, señaló.

Restricciones

En una reciente entrevista en la BBC, el ministro de Medio Ambiente de Reino Unido, Michael Gove señaló que el gobierno pondría 200 millones de libras (224 millones de euros al cambio actual) a disposición de las autoridades locales para los planes de restricción de vehículos diésel en las carreteras. Dijo preferir esta opción en lugar de prohibiciones en los centros de la ciudad o costosos planes de desguace para los vehículos antiguos, pero no los descartó totalmente si las autoridades locales así lo estiman.

“Es importante que todos nos preparemos para un cambio significativo que no sólo se refiera a los problemas de salud causados por las emisiones, sino a problemas más amplios debido a la aceleración del cambio climático”, dijo en la BBC.

Por otro lado, Areeba Hamid, activista de Greenpeace en el Reino Unido, emitió un comunicado señalando que el gobierno británico “tiene razón en poner una fecha de caducidad a los motores diesel y de gasolina, pero 2040 es demasiado tarde. Los fabricantes de automóviles como Volvo han anunciado su intención de alejarse del diesel y la gasolina a finales de la década, mientras que países como Alemania, la India, Países Bajos y Noruega están considerando las prohibiciones para 2030 o incluso antes”.

Conversaciones: