EN FASE DE PRUEBAS

Zaragoza estrenará en 2018 autobuses urbanos eléctricos y paneles fotovoltaicos

Los modelos elegidos para la ciudad de Zaragoza son un autobús de carga nocturna Irizar y un híbrido plus Vectia.

Los primeros autobuses urbanos eléctricos circularán por Zaragoza en 2018.
Los primeros autobuses urbanos eléctricos circularán por Zaragoza en 2018.

El Ayuntamiento de Zaragoza y la empresa concesionaria del autobús urbano, Avanza, han acordado la entrada en funcionamiento de los dos primeros autobuses eléctricos que prestarán servicio en la ciudad en el año 2018.

Estos dos vehículos se incorporarán en el primer semestre del año próximo, permaneciendo durante seis meses en fase de pruebas, para después incorporarse a la flota si dicha prueba resulta satisfactoria. Durante esta fase de pruebas, los autobuses se integrarán en dos líneas por determinar y serán utilizados por viajeros con las mismas condiciones que el resto.

Los dos modelos elegidos para llevar a cabo esta prueba son un autobús de carga nocturna Irizar de 12 metros y un híbrido plus escalable a eléctrico Vectia, también de 12 metros de longitud.

El acuerdo no descarta que pueda incorporarse algún vehículo más, en las mismas condiciones. El rendimiento de cada uno de ellos será evaluado por los servicios municipales y tenido en cuenta en la renovación de flota de próximos ejercicios, que como ya acordó el Gobierno de Zaragoza el pasado mes de julio, se hará hasta el final de la concesión siempre con vehículos híbridos o eléctricos.

El Ayuntamiento y la concesionaria también ha acordado elaborar un proyecto para implantar una primera línea de autobús totalmente electrificada, con sistemas de carga rápida en las terminales mediante pantógrafos. Este proyecto también está previsto que esté redactado y listo para comenzar a ejecutarse a lo largo del próximo año, ha señalado el Ayuntamiento de Zaragoza en una nota de prensa.

Además, dentro de la línea planteada por el Gobierno municipal de acompañar la implantación del vehículo eléctrico –tanto privado como público– con la preocupación por el origen renovable de la energía que impulsa estos vehículos, también se va a redactar un proyecto para instalar paneles fotovoltaicos en las cocheras del autobús urbano, de modo que la energía producida pueda usarse para recargar los autobuses, además de ser aprovechada para el suministro del propio edificio.

En paralelo a ello, se van a estudiar diversas actuaciones para mejorar la eficiencia energética de estas instalaciones, como la instalación de luminarias led, sustitución de la caldera de calefacción por una de gas natural u otras modificaciones en la climatización.

Conversaciones: