DE NIÑO NO TUVE BICICLETA, PERO COMO DISFRUTÉ CON ELLAS!

La bicicleta como estilo y metáfora de vida

Yo, de niño, no tuve bicicleta. A mi no me compraron “la” bicicleta que todo niño ahora parece tener. Aprendí a llevarla gracias a la amabilidad de unos vecinos...

La bicicleta como estilo y metáfora de vida.
La bicicleta como estilo y metáfora de vida.

El nuevo uso de las e-bikes permitirá complementar el uso de la bicicleta como un nuevo estilo, cultura y metáfora de vida. A lo largo de la historia, la bicicleta ha tenido su papel; ahora gana adeptos y otras dimensiones.  Quiere hacerse respetar y respetar su entorno, a la vez que quiere seguir como ha sido siempre: como un buen medio de goce y libertad de vida.

La bicicleta es goce

Yo, de niño, no tuve bicicleta. A mi no me compraron “la” bicicleta que todo niño ahora parece tener. Aprendí a llevarla gracias a la amabilidad de unos vecinos, y para mí, la ilusión y las ganas de pedalear y de “fluir”, siempre me ha acompañado. Algo me ha quedado de aquel instinto de velocidad, esfuerzo y pasión tan asociada al verano y sus goces. Incluso gané un concurso de La Caixa con doce años conduciendo y sorteando dificultades en un circuito montado en el parque de mi pueblo; el premio: una cámara Kodak Instamátic 25, que aún conservo. Fue con una BH que me dejó Dolors, una amiga de la “colla” con la que más tarde me casaría  y con la que aún seguimos juntos “pedaleando” la vida (la BH aún la tenemos). 

201510092

Bicicleta plegable BH de los años 70.

La bicicleta es cultura

Digo esto porque yo sí que compre una bicicleta a mis hijos, pero ellos ahora no la usan. Llevan el impulso de moverse con las cuatro ruedas. Lo de la bici es cultural y requiere, como toda cultura, la necesidad de practicarla, ritualizarla, sentirla como necesaria, darle un sentido: lúdico, reivindicativo, práctico, laboral, social, deportivo, saludable, emotivo o económico. También hay que facilitar su uso y disponer de la infraestructura para hacer efectiva su práctica: las ciudades han de reunir las condiciones y las garantías, y en los espacios rurales, más abiertos a las posibilidades, tenemos el ejemplo de las vías verdes o la montaña que nos permiten explorar y descubrir nuevos territorios. 

image-1

Lo de la bici es cultural y requiere, como toda cultura, la necesidad de practicarla, ritualizarla, sentirla como necesaria, darle un sentido.

La bicicleta es vida

Pero quizás sea el mejor símbolo expresivo de lo que es la vida: la vida como pedaleo constante para poder tenernos en pié. Guiando el rumbo de nuestras vidas, bajo nuestra voluntad y responsabilidad. Con nuestros tiempos y nuestros momentos de pasión, de relax, de ocio. Aprovechando y conjugando aquellos instantes en que trabaja la inercia, gracias al impulso de un fuerte pedaleo inicial, de subidas, de bajadas…Te permite moverte, cansarte, sudar, relajarte, comunicar, lucir palmito… 

También cabrearte, como en la vida, cuando las cosas no salen bien y te quedas por momentos al margen, en la cuneta, en la acera… Porque las cosas no siempre fluyen bien; como en la vida, también te paras y es cuando empiezas a hacer metafísica preguntándote por qué no funcionan las cosas. Uno se pone metafísico cuando lo más vital se le suspende. 

bici

La bicicleta es vida: te permite moverte, cansarte, sudar, relajarte, comunicar, lucir palmito….

Elogio de la bicicleta eléctrica

Ahora, con las nuevas e-bikes, la voluntad se puede dirigir y transmitir con mayor facilidad. Las bicis eléctricas, te permiten ahorrar esfuerzos y relajarte a tu gusto. La modernidad nos lo hace todo más “fácil”, ya saben, todo es más líquido, menos consistente, como nos dice el entrañable sociólogo Zigmund Bauman. No nos somete al imperio y el dominio de los absolutos ni a la solidez de los grandes discursos e ideas del pasado: fluyen los líquidos y los gases; cambian constantemente y se transforman; pero lo sólidos, son mas duraderos y persisten en el tiempo. No juzgo, cada cual en su modernidad, sea líquida o sólida, en el fondo son las dos caras de la misma moneda. Energía humana + energía eléctrica, este es el sistema híbrido que se impone. Como nuestra sociedad, cada vez más híbrida, mezclada, multicultural.

Pero eso sí que les digo,  si alguna vez tienen la oportunidad de probar las bicis eléctricas, seguro que les encantará. Te dan más confianza y más libertad. No necesitas el plus de atleta, ni requiere tiempos de preparación o entrenamiento, el límite de tu resistencia ya no es condición necesaria de cuerpo-bici. Cualquier edad es propicia para una buena movilidad, estas menos condicionado al cuerpo y puedes ser más espiritual; aunque si quieres darle al cuerpo un poco de “zarandeo” y marcha, puedes complacerte con una pedaleada rítmica, de navegación o de esprínter. Lo que pierda el cuerpo biológico, lo ganará la batería.

Conversaciones: