COPENHAGUE Y SU PROGRAMA CPH 2025 COMO MODELO

Política y bicicletas para la ciudad feliz

La ciudad y el ciudadano; la polis y sus políticas; los políticos y sus acciones; la bicicleta y su espacio público. Todo ello como lugar común para la creación de un presente y un futuro que nos ofrezca múltiples oportunidades de ensayo para una vida mejor. 

Política y bicicletas para la ciudad feliz. FOTO: Claudio Olivares Medina, via Flick.
Política y bicicletas para la ciudad feliz. FOTO: Claudio Olivares Medina, via Flick.

Somos un país dado a imitar en ciertos aspectos. Pero de los que menos tomamos referencia es de las buenas ideas y los proyectos limpios de otros lugares. Si uno mira a Dinamarca y se sitúa en una ciudad como Copenhague, allí observará cosas que le gustaría hacer posible en su país, en su ciudad. Por ejemplo: plantear políticas de futuro para nuestros ciudadanos, así como adquirir compromisos para llevarlas a cabo.

Hay que preguntarse cual sería el (mejor) futuro para los ciudadanos, para después situarse en un proceso de cambio y transformación que lo haga posible. Esto es lo que está haciendo Copenhague con su programa CPH 2025, para una ciudad verde, inteligente y neutral de CO2. 

La ciudad feliz es la ciudad que permite a los ciudadanos no solamente vivir, sino vivir bien.

Porque ahora, uno puede (y debe) anticipar muchas cosas de las que pueden llegar a pasar en diez años: la demografía, el medio ambiente, la movilidad, la tendencia del empleo…Hay factores de necesidad y de contingencia que hay que valorar para conseguir el fin último que nos propongamos. Porque el fin de la ciudad, es la suma de las felicidades individuales que reúne a todos en comunidad. Por eso, la ciudad feliz es la ciudad que permite a los ciudadanos no solamente vivir, sino vivir bien.

El arte del político es su técnica para conseguir poner en relación el hacer y los fines.

También porque la política es eso: el arte de lo posible; y aquí está su esencia. Recordemos por un momento que el término arte procede del latín ars, que a su vez es el equivalente del griego techné (técnica). Por tanto, el arte de un político es su techné, una técnica que, como decía Aristóteles, ha de permitir un saber que también ponga en relación el hacer y los fines. En definitiva, buscar aquella finalidad ética a la par que política. Un juego entre la prudencia y la audacia de la razón para conseguir nuestro objetivo final: la felicidad (eudaimonia)

Quizás aquí, en nuestras ciudades, lo posible siempre sea aquello a lo que va ligado el corto plazo, el rendimiento fácil, el juego especulativo, la hybris (la desmesura, contraria a la prudencia), la poca visión de futuro. Por esto nos interesan las propuestas como las de Copenhague para poderlas reconocer como buenas para la ciudad y podamos imitarlas.

Objetivos propuestos para Copenhaguen 2025

  • 75% de todos los viajes en Copenhague se realizará a pie, en bicicleta o transporte colectivo.
  • 50% del transporte al trabajo o al centro educativo en Copenhague se realizará en bicicleta.
  • 20% más pasajeros usarán el transporte colectivo comparado con 2009.
  • El transporte colectivo será neutral en CO2.
  • 20-30% de todos los vehículos ligeros utilizarán los nuevos combustibles como electricidad, hidrógeno, biogas o bioetanol.
  • 30-40% de todos los vehículos pesados en Copenhague utilizarán los nuevos combustibles.

La cultura ciclista en Dinamarca

Porque la cultura de la bicicleta requiere eso, cultura, un concepto que hace referencia a cultivo y a perfeccionamiento de la persona y sus valores. También tiene algo de cultual, es decir de culto religioso, de un cierto ritual que nos religa y hermana. 

Los daneses, por poner un ejemplo, lo llevan en sus memes (rasgos culturales), y su historia está asociada a un uso muy generalizado. Hay más bicis que habitantes en Copenhague (en el centro de Copenhague, hay más bicicletas que ciudadanos: 520.000 habitantes y 560.000 bicicletas) y su infraestructura urbana, fruto de un diseño y de una normativa adecuada, así lo hacen posible con sus 359 carriles bici integrados en la ciudad. 

Además dispone del carril bici más utilizado del mundo, con casi 40.000 ciclistas al día. Hay toda una ética en el uso de la bicicleta en Dinamarca. También una estética, como no. Quizás una metafísica, como la puedan tener los nostálgicos tranvías de Lisboa, y hasta una forma simbólica reconocible en algún tipo de psicoanálisis lacaniano. 

Datos de uso de las bicicletas en dinamarca

Política y bicicletas para la ciudad feliz

FOTO: City Clock Magazine, via Flick.

  • Copenhague es la primera Bike City (Ciudad de la bicicleta) oficial del mundo. En el centro de Copenhague, hay más bicicletas que ciudadanos: 520.000 habitantes y 560.000 bicicletas.
  • Ha sido nombrada Best city for cyclists (Mejor ciudad para los ciclistas) y World’s most liveable city (Ciudad con mayor calidad de vida del mundo).
  • En Dinamarca hay más de 10.000 km de rutas ciclistas. 
  • Bycyklen København, el primer programa de uso gratuito de bicicletas del mundo, se inauguró en Copenhague en 1995.
  • Se calcula que hay más de 4 millones de bicicletas en Dinamarca.
  • Copenhague es una de las pocas ciudades del mundo en las que encontrará semáforos para ciclistas.
  • Un 50% de todos los ciudadanos van a trabajar o a estudiar en bicicleta.
  • Un 35% de la gente que trabaja en Copenhague (incluidos aquellos que viven en las afueras y en poblaciones vecinas) va a trabajar en bicicleta.
  • Un 25% de todas la familias con dos hijos de Copenhague tienen una bicicleta de transporte para llevar a los niños a la guardería, ir de compras, etc.
  • En total, los ciudadanos de Copenhague recorren en bicicleta 1,2 millones de kilómetros al año. En contraste, solo recorren 660.000 kilómetros en metro.
  • El carril bici más utilizado del mundo es Dronning Louises bro en Copenhague, recorrido por unos 36.000 ciclistas cada día.
  • Un 63% de los miembros del Parlamento danés, situado en el centro de Copenhague, van a trabajar en bicicleta cada día.
  • ICU eligió Copenhague como la ciudad de la bicicleta (Bike City) del 2008 al 2011.

Fuente: denmark.dk

Conversaciones: