Neumáticos para coches híbridos y eléctricos

Neumáticos para coches híbridos y eléctricos.
Neumáticos para coches híbridos y eléctricos.

Lo primero que hay que aclarar son las diferencias entre un coche híbrido y un coche eléctrico. El primero de ellos cuenta con un sistema de propulsión que combina un motor de combustión con un motor eléctrico, los cuales funcionan de manera alternativa. Y el segundo de ellos sólo cuenta con uno o varios motores eléctricos. La aparición de ambos modelos en el mercado llega de la mano de la investigación y de la aplicación de la última tecnología para tratar de conseguir un mundo lo más ecológico posible. En este caso nos hemos querido centrar en uno de sus elementos clave: los neumáticos. En España siempre ha habido una fuerte competencia en este sector y es que no todos los modelos de neumáticos ofrecen las mismas prestaciones. Vamos a ver con detalle qué neumáticos se requieren para este tipo de vehículos.

  1. Neumáticos para coches híbridos. Lo más seguro es que si ves escrito lo siguiente '215 45 r17' esos números no te digan mucho, pero son de lo más informativos. Habrás podido comprobar que los neumáticos llevan una serie de números grabados en su parte lateral. Éstos son las medidas de neumáticos y son clave para hacer la compra adecuada. Lo que se obtiene de esos números es mucho. Desde el máximo de velocidad que se puede alcanzar con el vehículo hasta el índice de carga o el ancho de los mismos neumáticos. Siguiendo con el ejemplo propuesto '215' indica el grosor del neumático (en este caso, 21.5 centímetros) Esta medida es fundamental pues es la que asegura a que el coche tenga el apoyo necesario con el asfalto para que no haya problemas de seguridad. Optar por comprar neumáticos baratos sin tener en cuenta estas consideraciones puede resultar fatal dado que compromete la seguridad vial de todos. Y, en realidad, se pueden encontrar neumáticos con excelentes características para estos coches por poco más de 50 euros. El siguiente número es un '45' y se traduce en el porcentaje equivalente en altura al diámetro de la llanta. Por último el 17 indica las pulgadas de diámetro y la 'r' que lo acompaña significa que es de tipo radial. Por norma general para este tipo de coches lo ideal es contar con neumáticos que presenten una baja resistencia a la rodadura sin perder su capacidad de agarre, lo que da como resultado un ahorro en el combustible.
  2. Neumáticos para coches eléctricos. Las premisas iniciales de las que parte cualquier neumático pensado para este tipo de coches son tratar de reducir el ruido que se filtra hacia el interior del habitáculo y mejorar la autonomía sin que por ello haya que comprometer la durabilidad o la seguridad de estos elementos. Y es que, por definición, un coche eléctrico está más pensando para la ciudad, no cuenta con casi ningún ruido mecánico, su velocidad está más limitada que en otro tipo de coches y su autonomía es menor. Teniendo todo esto presente un importante número de fabricantes de coches está optando, año tras año, por los neumáticos 195/55 R16. Como en el caso anterior, vamos a ver este modelo un poco más al detalle. Este tipo de neumáticos están especialmente pensados para que se de un uso habitual en zonas urbanas (limitando el uso de consumo de combustible y adaptándose a frenazos más continuos) Una de las cosas más llamativas de este modelo de neumáticos es que resultan ser de lo más silenciosos sin que por ello se resienta su capacidad de agarre. En el caso de Michelin han decidido ir un paso más allá y contar con unos neumáticos exclusivos para los vehículos eléctricos. Se trata de los Michelin Energy E-V. Este tipo de neumáticos están pensados, especialmente, en hacer frente a las limitaciones con las que cuenta un vehículo eléctrico. Es por este motivo por el que Michelin unió fuerzas con Renault para dar con una solución para su modelo Zoe. Han conseguido reducir en hasta un 20% la resistencia a la rodadura y esto equivale a contar con hasta un 6% más de kilómetros por recorrer. Los neumáticos Michelin Energy E-V se han creado con llantas de 15 y 16 pulgadas, con unas medidas de 185/65R y un código de carga y velocidad de 88Q, lo que se traduce en que están pensados para coches ligeros que no superan los 160 km/h. Este modelo es un poco más caro, pero a partir de unos 30-40 euros se pueden comprar neumáticos para coches eléctricos.

Como podemos ver a simple vista con el mismo precio de los neumáticos, el coste de mantenimiento de un coche híbrido siempre resulta ser más costoso. Para hacer una aproximación se puede calcular que con los primeros 120 mil kilómetros el coche híbrido requerirá de un mantenimiento de unos 3.200 euros y el coche eléctrico de apenas 1.150 euros, un valor que está por debajo también de los coches que funcionan a gasolina (unos 2.000 euros) y los que cuentan con diesel (con 2.100 euros), según los datos aportados por la consultora Audatex bajo el estudio 'Vehículo y ahorro según motorización'.

Conversaciones: