REGISTRA UNA PATENTE

Fisker se suma a la carrera por la batería sólida

Fisker ha anunciado que presentará la nueva tecnología de baterías en estado sólido durante el CES 2018 de Las Vegas.

Fisker Emotion
Fisker Emotion

La tecnología de almacenaje eléctrico está a punto de sufrir una revolución y Fisker promete ser uno de los actores más importantes en los años venideros. La empresa norteamericana, que ya anunció anteriormente el lanzamiento de su primer eléctrico llamado Emotion, ahora acaba de hacer público que ha patentado la tecnología de baterías en estado sólido con la que pretende revolucionar el desarrollo del vehículo eléctrico.

Según informa el portal estadounidense Autoblog, Fisker ha registrado las patentes de unas nuevas baterías de ion-litio en estado sólido que pretende producir en masa en menos de cinco años. La nueva tecnología de baterías sólidas de Fisker será presentada durante el CES 2018 (Consumer Electronics Show), la importante feria de electrónica de consumo que se llevará a cabo el próximo mes de enero en Las Vegas.

Aprovechando la expectación generada entorno a esta nueva tecnología, Fisker presentará asimismo una versión cercana al modelo de producción del Emotion, su primer coche completamente eléctrico. Por el momento y mientras las baterías en estado sólido no sean una realidad, el Fisker Emotion estará equipado con baterías de ion-litio convencionales, basadas en electrolito líquido y suministradas por la surcoreana LG.

Del mismo modo que Toyota anunció en su día, Fisker apuesta por la batería sólida debido a su enormes ventajas respecto a la tecnología de baterías empleada actualmente: las baterías en estado sólido ofrecen una densidad energética hasta 2,5 veces superior, son mucho más seguras e incluso serán más baratas de producir.

Todas estas ventajas se traducen en una batería menos voluminosa y con mayor capacidad energética, lo que permitirá que los vehículos eléctricos aumenten su autonomía hasta alcanzar sin dificultad los 800 kilómetros con una sola carga. Además, el diseño de los automóviles eléctricos se podrá beneficiar de un menor volumen de baterías, lo que comportará diseños más eficientes y amigables con la habitabilidad de la cabina. Por si fuera poco, los riesgos de incendio y explosión se reducirán de forma drástica gracias a una composición química mucho más estable y segura.

 

Conversaciones: