PROVEEDOR DE COMPONENTES PARA LA AUTOMOCIÓN

Denso invertirá 1.000 millones de dólares para suministrar productos a vehículos eléctricos y autónomos

Denso destinará 1.000 millones de dólares en su planta de Maryville, Tennessee, para fabricar y suministrar productos a fabricantes de vehículos eléctricos e híbridos.

Denso invertirá 1.000 millones dólares para suministrar productos a vehículos eléctricos y autónomos.
Denso invertirá 1.000 millones dólares para suministrar productos a vehículos eléctricos y autónomos.

El fabricante japonés de componentes para la automoción Denso invertirá 1.000 millones de dólares en su planta de Maryville, Tennessee (Estados Unidos), con el objetivo de fabricar y suministrar productos avanzados en seguridad, conectividad y electrificación para vehículos híbridos y eléctricos.

Para el presidente de la compañía en Norteamérica y director ejecutivo de Denso International America, Kenichiro Ito, esta es una inversión para el futuro de Denso y para el futuro del transporte. "Estamos viendo cambios dramáticos en el papel del transporte en la sociedad, y esta inversión nos ayudará a adaptarnos a las cambiantes demandas", añadió.

Con dicha inversión, además de ampliar varias líneas de producción en su planta de Maryville, la compañía generará alrededor de 1.000 nuevos puestos de trabajo, con lo que el total de empleados a tiempo completo ascenderá a 4.600.

"Desde que estableció sus raíces aquí, Denso ha jugado un papel importante en ayudar a Tennessee a transformarse en un líder de la producción automotriz", ha expresado el presidente de la planta, Jack Helmboldt.

Denso ya anunció una inversión de 400 millones de dólares en Maryville en 2015, creando 500 empleos y concentrando varias operaciones de almacén en una ubicación central.

Además, el fabricante japonés de componentes electrónicos para la automoción destinó recientemente 75,5 millones de dólares (64 millones de euros) en las instalaciones que posee en Southfield, Michigan, y en Dublin, Ohio.

La ampliación de las instalaciones de Densa en Maryville la convertirá en una de las fábricas de componentes automotrices más grandes de Norteamérica, en un momento en el que los vehículos eléctricos con dispositivos autónomos y conectados tienen un alto volumen de producción.

Las piezas que se van a fabricar en las nuevas líneas incluirán elementos como sensores de radar para la auto-conducción así como módulos de control de datos que conectan vehículos a Internet, lo que permitirá a los fabricantes enviar actualizaciones de software vía remota.

Y mientras la compañía está invirtiendo en piezas para los vehículos híbridos y eléctricos, Roy dijo que todavía no han tirado la toalla con los motores de combustión interna, puesto que esperan que permanezcan hasta 2040, por lo menos.

“De cara a 2025, aproximadamente uno de cada siete coches vendidos en todo el mundo serán vehículos eléctricos exclusivamente de baterías o híbridos de gasolina y electricidad”, agregó.

Conversaciones: