SALÓN DE FRANKFURT IAA 2017

La electromovilidad impulsa con fuerza el negocio y el futuro de Bosch

Las previsiones de futuro para Bosch contemplan unos resultados espectaculares gracias a la transformación del mercado de la electromovilidad, una fuerza que le permitirá crecer el doble de rápido y obtener importantes beneficios.

La electromovilidad impulsa con fuerza el negocio y el futuro de Bosch.
La electromovilidad impulsa con fuerza el negocio y el futuro de Bosch.

Robert Bosch espera en 2017 que las ventas del área empresarial Mobility Solutions aumenten un 7% hasta alcanzar unos 47.000 millones de euros. En el mismo período, la producción mundial de vehículos crecerá sólo un 2,8 por ciento.  Un contraste que demuestra la fuerza con que las ideas y el desarrollo de nuevas soluciones para el tráfico vial del futuro están tomando en la compañía.

El negocio con los sistemas de asistencia al conductor está creciendo en la actualidad a un ritmo especialmente fuerte. Estos sistemas son los precursores de la conducción automatizada. El crecimiento del mercado es del 25% y el de Bosch es aún superior.


Nuestro negocio con la industria automovilística continúa creciendo y seguirá mostrando su fortaleza. Esto nos sitúa en un buena posición en la carrera para la movilidad del futuro.

Volkmar Denner, presidente del Consejo de Administración de Bosch.

bosch-1

Para 2019, Bosch prevé generar unas ventas de 2.000 millones de euros en sistemas de asistencia al conductor. A finales de año, el número de empleados en I+D que trabajan en el área empresarial Mobility Solutions de la compañía se elevará casi un 10%, hasta las 48.000 personas. 


Bosch cuenta ya con soluciones y servicios para hacer frente a los retos actuales y futuros del tráfico. Para ello propone cambios en las formas de movilidad y en el tema de la calidad del aire. En el debate sobre la prohibición a la conducción y al futuro de los motores de combustión, apuestan por “mantener abiertas nuestras opciones tecnológicas y no limitarnos a un solo camino" según afirma Denner.

Para ello, según la compañía, se puede conseguir un progreso significativo con los combustibles sintéticos. Éstos se producen con la ayuda de la energía renovable y pueden hacer que los motores de combustión sean neutrales en emisiones de CO2.

En el terreno de la electromovilidad, con el nuevo e-Axle, o eje motriz eléctrico de Bosch permite que el propulsor sea más eficiente y rentable para los fabricantes de automóviles. Para aplicaciones de electromovilidad ligera, Bosch ha desarrollado también un propulsor de 48 voltios, flexible y fácilmente escalable.

Para Bosch, la conducción automatizada está adquiriendo una forma cada vez más concreta. Junto con Daimler lanzará flotas de vehículos compartidos altamente automatizados en las calles de las ciudades a principios de la próxima década.

Bosch ya ha dado los primeros pasos hacia la conducción autónoma: a partir de 2018, los coches que aparquen en el parking del Museo Mercedes-Benz en Stuttgart buscarán por sí mismos una plaza libre de aparcamiento y estacionarán sin conductor.

En el tema de conectividad Bosch cuenta para los próximos cinco años en que el mercado de la movilidad conectada crecerá casi un 25% anual. Esto significa que las ventas mundiales aumentarán de 47.000 a 140.000 millones de euros, según la consultora PwC. Como ninguna otra empresa de la industria automovilística, Bosch cuenta con la experiencia en sensores, software y servicios que este desafío requiere.

La conectividad significará también que los vehículos manejarán digitalmente las citas previas con los talleres de reparación, utilizando el nuevo software "over the air" de Bosch.

O con servicios como Coup, el servicio de scooter eléctrico compartido que ahora está revolucionando el tráfico urbano en Berlín y París, Bosch se está convirtiendo en un proveedor de servicios de movilidad. Los estudios estiman que el mercado de servicios de movilidad crecerá un 28% anual en todo el mundo, según la consultora McKinsey.

Conversaciones: