SE PREVÉ APROBAR ANTES DE QUE FINALICE 2016

España más cerca de una estrategia de despliegue de infraestructuras de hidrógeno

El Gobierno está trabajando en la elaboración del “Marco de Acción Nacional para el desarrollo del mercado y las infraestructuras para combustibles alternativos en el sector transporte (MAN)”, que prevé aprobar antes de que finalice 2016.

España más cerca de una estrategia de despliegue de infraestructuras de hidrógeno.
España más cerca de una estrategia de despliegue de infraestructuras de hidrógeno.

En la actualidad, el uso del hidrógeno como vector energético está cobrando especial relevancia e interés para la sociedad, en especial su uso como combustible en vehículos. Esto es así dado el movimiento mundial que está teniendo lugar en relación con la utilización del hidrógeno y las pilas de combustible, que se está poniendo de manifiesto a través de dos grupos de acontecimientos importantes que están favoreciendo el impulso y desarrollo del sector:

  • Grandes fabricantes de automóviles cuentan ya con vehículos eléctricos de pila de combustible que emplean hidrógeno, unos disponibles ya en el mercado (Toyota Mirai, Hyundai ix35 Fuel Cell), y otros que van a estarlo pronto (Daimler, BMW, Honda, etc.).
  • Algunos países de todo el mundo han definido sus estrategias de apoyo al desarrollo e implantación de una infraestructura de estaciones de servicio de hidrógeno (destacan EE.UU., Japón, Corea, Alemania, Reino Unido, Francia y los países escandinavos).

Directiva Europea de combustibles alternativos

El 22 de octubre de 2014, en el seno del Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea fue aprobada la Directiva Europea de combustibles alternativos 2014/94/UE, que promueve el despliegue de infraestructuras de varios combustibles alternativos, entre ellos el hidrógeno.

Esta Directiva establece los requisitos mínimos para la creación de una infraestructura para combustibles alternativos, incluyendo puntos de recarga y repostaje, que se deben aplicar por medio de los marcos de acción nacionales de los Estados miembro antes de finales de 2016.

Marco de Acción Nacional

A raíz de esta Directiva, Europa ha mostrado su apuesta firme por las tecnologías del hidrógeno y son muchos los países de la Unión que ya cuentan con diferentes iniciativas y planes de acción, que redundan en la aparición de estrategias para 2015-2020.

En España, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR) aprobó en 2015 la “Estrategia Española de despliegue de infraestructuras para el uso de combustibles alternativos (VEA)”, entre los que se incluye el hidrógeno, y actualmente se encuentra trabajando en la elaboración del “Marco de Acción Nacional para el desarrollo del mercado y las infraestructuras para combustibles alternativos en el sector transporte (MAN)”, que prevé aprobar antes de que finalice 2016, de acuerdo a la Directiva 2014/94/UE.

La estrategia española de combustibles alternativos dará un gran impulso al sector del hidrógeno y de las pilas de combustible a nivel nacional. Es clave destacar que la posición de España respecto al mercado de las tecnologías del hidrógeno se considera muy favorable, ya que contamos con un gran potencial para poder abastecer de hidrógeno renovable al sector transporte y excelentes capacidades de I+D y centros de investigación, desarrollo, homologación y certificación, así como múltiples empresas especializadas en el hidrógeno y las pilas de combustible.

España ya cuenta con seis estaciones de servicio de hidrógeno localizadas en Zaragoza, Huesca, Sevilla, Albacete y Puertollano y la construcción de otras cuatro se encuentra ya aprobada bajo el proyecto H2PyiR.

El uso del hidrógeno en automoción

El hidrógeno como vector energético en automoción tiene su principal aplicación a través de las pilas de combustible: permite generar electricidad y calor de manera eficiente y fiable y su única emisión es agua. Las pilas de combustible están consideradas una tecnología limpia para obtener electricidad y son la manera más eficiente de convertir directamente el hidrógeno en energía eléctrica.

Las ventajas de la utilización del hidrógeno como combustible alternativo para el transporte pueden ser agrupadas en tres grandes áreas:

1. Ventajas medioambientales:

  • globales, al tratarse de un combustible que no emite CO2 en su utilización y que puede ser producido desde fuentes de energía renovable.
  • locales al no emitir CO, PM, HC, BTX ni PAH y sólo cantidades de NOx notablemente inferiores a los límites permitidos (y aún sólo para algunas tecnologías).

2. De seguridad del suministro, al tratarse de un combustible que puede ser producido localmente en vez de importarlo de otros países.

3. De oportunidad de desarrollo de las economías locales, al redundar en inversiones efectuadas localmente, con creación de puestos de trabajo en un sector tecnológico.

Conversaciones: