LA NUEVA FÁBRICA DE TESLA

La Gigafactory de Tesla abre sus puertas para aumentar la producción de baterías

En 2020, Tesla espera producir más baterías de iones de litio anuales que las que se produjeron a nivel mundial en todo el año 2014. Con esa inundación de baterías, Tesla dice que puede reducir su costo en más del 30%. 

La Gigafactory de Tesla abre sus puertas para aumentar la producción de baterías.
La Gigafactory de Tesla abre sus puertas para aumentar la producción de baterías.

Se trata de la mayor apuesta de Tesla, que invertirá 5 billones de dólares en esta fábrica situada en el desierto de Nevada y que se estima que podría duplicar la producción mundial de baterías de iones de litio. 

Dos años después de su puesta en marcha, la factoría está un 14% completada, si bien cuando se haya terminado tendrá unas dimensiones de aproximadamente 10 millones de metros cuadrados, convirtiéndose en uno de los edificios más grandes del mundo.

Esta Gigafactory es clave para el futuro de Tesla en Palo Alto, California. La compañía quiere transformar su nicho de mercado, pasando de los vehículos de lujo a una línea completa de coches asequibles, camionetas y semi-camiones. 

Tesla señala que fabricar sus propias baterías de litio permitirá reducir los costes de las mismas más de un tercio para 2018. Su Director Ejecutivo, Elon Musk, dijo que la fábrica podría fácilmente dar empleo a 10.000 personas durante los próximos tres o cuatro años. 

De manera inmediata, Tesla necesita las baterías para su cuarto coche, el sedán Model 3, programado para salir al mercado a finales de 2017. Con un precio inicial de 35.000 dólares, este vehículo será el más barato de Tesla, en parte debido a la reducción de los costes de batería, ya que las baterías actuales de sus modelos S y SUV X se fabrican en Japón.

Tesla dio a conocer el Model 3 a finales del mes de marzo y después de ver el nivel de demanda ha decidido aumentar su producción y tiene previsto fabricar 500.000 vehículos por año en 2018, dos años antes de lo previsto.

Para cumplir con ese objetivo, la construcción de Gigafactory avanza a un ritmo vertiginoso y se espera que empiece a hacer celdas de baterías a finales de este mismo año. 

Mientras, en su exterior cerca de 1.000 trabajadores están preparando el terreno para la expansión de la fábrica, excavando zanjas y erigiendo soportes de acero. Para el segundo trimestre de 2017 se completará el 31% de la fábrica, y con el tiempo el techo será cubierto con paneles solares.

El nombre de la fábrica viene de “giga”, una unidad de medida que representa miles de millones. Una hora de gigavatios es el equivalente a la generación de un billón de vatios durante una hora y fuentes de Tesla señalan que la fábrica estará produciendo 35 gigavatios/hora para el año 2018. Musk también apuntó que esta nueva construcción tiene capacidad para producir 150 gigavatios/hora si fuese necesario. Para situar un poco estos datos, comentar que la ciudad de Nueva York utiliza alrededor de 52 gigavatios/hora de energía por año. 

Los analistas argumentan por su parte que la producción propia de baterías en lugar de comprárselas a otros fabricantes puede reducir los costes, pero también deja a Tesla expuesta. Si por ejemplo el Model 3 se retrasa o la demanda se ve reducida, la compañía tendrá baterías adicionales y no habrá manera de recuperar sus costes. 

Sam Abuelsamid, uno de los analistas de Navigant Research, subraya también que existe la posibilidad de que los avances en la tecnología de las baterías podrían obligar a Tesla a hacer nuevas y costosas inversiones. 

Conversaciones: