ALMACENAMIENTO DE BATERÍAS REUTILIZABLES

Mega proyecto de Renault-Nissan para almacenar energía con baterías de "segunda vida"

Se trata de un ambicioso proyecto en el que el grupo podría competir con algunas compañías de suministro y aunque no se conocen muchos datos, diversas fuentes señalan que esta propuesta pasa por crear una gran planta de unos 100 megavatios.  

Mega proyecto de Renault-Nissan para almacenar energía con baterías de "segunda vida".
Mega proyecto de Renault-Nissan para almacenar energía con baterías de "segunda vida".

La alianza Renault-Nissan está planeando construir una planta de baterías para almacenar energía, con el objetivo de dar una segunda vida a las propias baterías de los vehículos eléctricos. 

Se trata de un ambicioso proyecto en el que el grupo podría competir con algunas compañías de suministro y aunque no se conocen muchos datos, diversas fuentes señalan que esta propuesta pasa por crear una gran planta de unos 100 megavatios.  

Esa instalación sería lo suficientemente grande como para alimentar a 120.000 hogares, además de poder sustituir a una planta  de gas o a una central térmica de carbón, siendo capaz de satisfacer la demanda máxima de electricidad en la red. 

Al igual que el negocio de almacenamiento de Tesla, este movimiento por parte de Renault-Nissan subraya su deseo de promover un mercado de baterías de segunda mano, al tiempo que impulsa el desarrollo de infraestructura energética que funciona para los vehículos eléctricos. 

Y es que, en lugar de generar energía, una planta de almacenamiento se carga en épocas de excesivo suministro y devuelve electricidad de nuevo a la red cuando es necesario. Los partidarios de éstas dicen que pueden desempeñar un papel clave en facilitar la generación de energía solar y eólica que se produce de forma impredecible. 

Acorde a las informaciones filtradas, los fabricantes de coches eléctricos se beneficiarán de la puesta en marcha de un mercado de baterías de litio ya usadas y que no pueden ser aprovechadas en los vehículos. Además, el hecho de añadir mayor valor a las baterías de segunda mano podría ayudar a reducir el coste de los coches eléctricos

Estas mismas informaciones señalaron que se barajan dos opciones para el emplazamiento de la planta. Alemania por un lado, debido a sus altos precios en energía y a su apuesta por las energías renovables, y los Países Bajos por el otro. 

Nissan, con un 44 por ciento de Renault, ya ha construido un sistema de reserva de energía para el Amsterdam Arena, sede del equipo de fútbol del Ajax, en una primera asociación con la empresa alemana. 

Para la puesta en marcha de esta iniciativa, Renault-Nissan no estaría sólo, y a su lado contaría con la colaboración de The Mobility House

Marcus Fendt, su Director Gerente, dijo que la empresa con sede en Munich estaba trabajando en una planta de 100 MW con socios a los que no identificó, citando acuerdos de confidencialidad.

Por su parte, la portavoz de Renault Celine Farissier señaló: "Estamos trabajando con The Mobility House en varios proyectos, incluyendo uno importante de almacenamiento de energía que aún se encuentra en fase de estudio".  La propia Farissier se negó a dar más detalles al respecto. 

El caso es que Renault-Nissan ya estudió un proyecto existente para almacenar energía en los Estados Unidos antes de embarcarse en su propio plan para reciclar baterías de vehículos eléctricos. 

En él, la comisión de Servicios Públicos de California seleccionó un sistema de baterías de almacenamiento de 100 MW para reemplazar a una planta de energía de gas natural, suministrando electricidad a la Southern California Edison (SCE) en el área de Los Angeles. 

La creación de baterías de gran tamaño pueden ayudar a estabilizar el mercado primario de electricidad en reserva, que es responsable de asegurar que la red tenga al menos 50 Hertzios. Los fabricantes de automóviles también pueden ganar dinero compitiendo con las centrales eléctricas convencionales para garantizar el aprovisionamiento de electricidad durante períodos de alta demanda o inestabilidad.

"Preveemos que el mercado de fabricación de baterías para coches y autobuses eléctricos, así como para el almacenamiento eléctrico, se incrementará un 50% cada año hasta alcanzar los 200.000 millones de dólares en 2020", apuntaron analistas de Berenberg. 

Con cerca de 4 millones de coches eléctricos que se esperan estén en las carreteras a finales de la década, los fabricantes de vehículos buscan maneras de reciclar baterías, incluyendo Tesla, que ya vende de todo, desde paneles solares a baterías y coches eléctricos. 

Conversaciones: