LA RECONVERSIÓN DEL SECTOR HACIA LA ELECTROMOVILIDAD

Mercedes-Benz y sus trabajadores buscan sentar las bases para el cambio hacia los coches eléctricos

Las diferencias continúan creciendo entre los empleados que producen vehículos de combustión y los dirigentes que buscan posicionar a sus compañías para un futuro con coches eléctricos de baterías.

Mercedes-Benz y sus trabajadores buscan sentar las bases para el cambio hacia los coches eléctricos.
Mercedes-Benz y sus trabajadores buscan sentar las bases para el cambio hacia los coches eléctricos.

Los trabajadores en la mayor planta de Mercedes (Untertuerkheim), preocupados por sus puestos de trabajo una vez que el fabricante ha tomado partido por las tecnologías eléctricas, están luchando por la expansión de la instalación.

“Los cambios que sucederán durante los próximo 8-15 años afectarán directamente a instalaciones como la de Untertuerkheim”, dijo Wolfgang Nieke, representante sindical en la planta, un lugar en el que trabajan 19.000 personas. “Si ahora no sentamos las bases para este cambio, más difícil será luego”.

Las diferencias continúan creciendo entre los empleados que producen vehículos de combustión –siguen siendo el pilar económico de la mayoría de los fabricantes de automóviles– y los dirigentes que buscan posicionar a sus compañías para un futuro con coches eléctricos de baterías.

Mercedes, que está invirtiendo 10.000 millones de euros en la producción de 10 modelos eléctricos, prevé que de cara a 2025 el 20 por ciento de sus ventas provendrán de la nueva tecnología, algo que preocupa a los trabajadores de cara a mantener sus empleos. Y es que los vehículos eléctricos necesitan motores con menos piezas y por tanto requieren de menos trabajadores en la línea de montaje.

Daimler y representantes sindicales, mantienen conversaciones desde mayo sobre el plan de la compañía de empezar a fabricar baterías y otros componentes de los vehículos eléctricos en Untertuerkheim, un emplazamiento con 110 años de antigüedad y próximo a la sede central de Daimler.

Por el momento, el Comité de Empresa está rechazando las propuestas del fabricante relacionadas con los salarios y las inversiones futuras. Cabe recordar que los representantes sindicales tienen una influencia significativa en las empresas alemanas y participan en la configuración de la estrategia y en las inversiones.

Daimler, por su parte, señaló que la planta tendrá que competir con fabricantes de baterías de todo el mundo, indicando que pueden optar por invertir en otros lugares si las condiciones no son las idóneas.

“Vivimos un momento de desorganización”, dijo Frank Diess, Jefe de la División Daimler, en un comunicado. “Sólo podemos encontrar una solución a largo plazo con un acuerdo competitivo”.

Conversaciones: