OLIVIER BLUME INSINÚA QUE DEJARÁN DE DESARROLLAR MOTORES DIÉSEL

Porsche podría decir adiós al diésel para apostar por la electricidad

La generación actual de motores diésel de Porsche podría ser la última y así focalizar los esfuerzos en el desarrollo de sistemas de propulsión eléctrica.

Porsche Mission E
Porsche Mission E

Tarde o temprano la era diésel se terminará, y parece ser que Porsche lo tiene muy claro. Según informa la agencia Reuters, el CEO de Porsche, Olivier Blume ha dejado la puerta abierta a terminar de una vez por todas con la presencia de motores diésel bajo los capós de los deportivos de Porsche. A la pregunta de si discontinuaría la producción de unidades de propulsión diésel, el director ejecutivo de la marca de Stuttgart dijo que "por supuesto que estamos estudiando este tema" aunque todavía "no se ha tomado una decisión al respecto".

Y aquí no termina la cosa. Las declaraciones de Blume van acompañadas de hechos para no dejar lugar a dudas. Porsche tiene muy claro que su apuesta de futuro pasa por la electrificación. A día de hoy, gran parte de su catálogo ofrece versiones con propulsor híbrido, y dentro de pocos años incluso presentará un deportivo totalmente eléctrico. Porsche ha invertido mil millones de euros en actualizar y mejorar su planta de Stuttgart y en el desarrollo del Mission E, su primer deportivo eléctrico, que verá la luz el año 2019.

Con la salida del Porsche Mission E al mercado, el siguiente paso de la fabricante alemana de deportivos sería eliminar la gama diésel de su catálogo, algo que sucedería a partir del año 2020. Después del escándalo del "diesel gate" que tan duramente ha salpicado Volkswagen, Porsche, que pertenece al grupo alemán VAG, no vería con malos ojos desmarcarse de las marcas generalistas e iniciar una nueva etapa más tecnológica y menos contaminante, combinando en su catálogo de los próximos 10 o 15 años modelos con motor térmico, con sistema híbrido enchufable y, además,  novedosos deportivos cien por cien eléctricos.

Porsche, junto a Audi, supone para el grupo Volkswagen el 60% de los beneficios netos de todo el conglomerado de marcas que es VAG. Dicho esto, no es de extrañar que la directiva de la marca quiera seguir en la misma línea, y para ello han decidido trabajar de la mano de Audi en el desarrollo una nueva plataforma de coche eléctrico que compartirán ambas marcas. La conocida como plataforma PPE permitirá importantes ahorros en costes de desarrollo y materiales, lo que facilitará que tanto Porsche como Audi disfruten de un deportivo eléctrico en su catálogo a un precio más competitivo.

Conversaciones: