A PESAR DEL LENTO DESPEGUE

Renault: un futuro de vehículos más eléctricos frente a los decadentes motores térmicos

El mercado global de vehículos eléctricos no ha crecido tan rápido como Renault esperaba cuando hace seis años anunció una inversión de 4.000 millones de euros para desarrollar esta tecnología.

Giles Normand, Vicepresidente Senior de EVs de la compañía.
Giles Normand, Vicepresidente Senior de EVs de la compañía.

La comercialización de vehículos eléctricos no ha aumentado tan rápido como Renault esperaba cuando su CEO, Carlos Ghosn, anunció en 2011 una inversión de 4.000 millones de euros para desarrollar esta tecnología.

Aun así, Giles Normand, Vicepresidente Senior de EVs de la compañía, señaló que los vehículos eléctricos son "claramente" el futuro de la industria del automóvil. A estas cuestiones se refirió en su intervención en el Automotive News Europe Congress, celebrado el pasado miércoles. 

Echando la vista atrás, Ghosn predijo que la alianza Renault-Nissan tendría la capacidad para producir medio millón de vehículos eléctricos en 2013. Ese objetivo no se cumplió y por ejemplo, el año pasado las ventas totales de vehículos electrificados (incluyendo los 100% eléctricos y los híbridos enchufables) de todos los fabricantes fueron de 465.000 unidades.

Y es que a pesar de no haber alcanzado las ventas esperadas, la corporación es líder mundial en este sector con sus coches eléctricos: Renault Zoe y Nissan Leaf. 

Durante su intervención, Norman hizo hincapié en una serie de tendencias tecnológicas y de regulación, incluyendo normas más estrictas sobre las emisiones. En China, apuntó el Vicepresidente, el airpocalypse es un hecho real y está impulsando las regulaciones gubernamentales que tienen como objetivo disponer de 5 millones de vehículos libres de emisiones de cara a 2025. Por su parte, también citó al Gobierno de la India, que anunció grandes inversiones con el propósito de que para 2030 el 100% de los vehículos vayan a ser eléctricos. 

"Los vehículos eléctricos son una buena respuesta a corto plazo para las emisiones de partículas, así como una solución a largo plazo para el clima y las emisiones de CO2. Todo ello unido a la producción de energías más limpias". 

La difusión de los estándares de la economía de combustible en todo el mundo –el 83% del mercado mundial de automóviles está supeditado a esas normas– está obligando a los fabricantes a replantearse su cartera de productos, resaltó Normand. 

Además, la competencia también ayudará a crecer al sector de los vehículos eléctricos. En 2011, Renault, Nissan, Tesla, el Grupo PSA y Mitsubishi fueron los actores principales de ese nicho de mercado, mientras que en 2017 casi todas las grandes firmas tienen una estrategia integral de electrificación de vehículos. "Esto es una buena noticia para nosotros porque los consumidores tendrán un mayor abanico de posibilidades y habrá nuevas inversiones de proveedores y fabricantes", indicó. 

Mayor aceptación

"Los clientes se muestran más receptivos con los vehículos eléctricos", señaló el propio Normand. Porque a pesar de que la mayoría de los vehículos eléctricos se encuentren en las ciudades o en el extrarradio, un número creciente de personas en las zonas rurales está optando por los coches con batería que son capaces de recorrer largas distancias antes de ser recargados.

Con vistas al futuro, Normand se refirió a unas cifras de la entidad financiera Morgan Stanley, las cuales predicen que las ventas de vehículos eléctricos se verán impulsadas y alcanzarán el 16% del mercado mundial en 2030 y superarán a los modelos de combustión interna alrededor de 2040. 

Durante cinco años será todavía más caro tener un Renault Zoe que un Clio.

Mientras tanto, los fabricantes de automóviles seguirán luchando para superar los obstáculos tradicionales de los coches eléctricos: costes, rango de autonomía y tiempo de recarga. Así lo indicó Normand, quien también dijo que durante cinco años será todavía más caro tener un Renault Zoe que un Clio, aunque cree que esa brecha será neutralizada a partir de 2020

Para ese año precisamente se espera que salgan a la luz la próxima generación de vehículos eléctricos de Renault y Nissan, que compartirán una plataforma en común. Más detalles serán revelados por Ghosn en otoño, cuando se anunciarán nuevos planes estratégicos para Renault, Nissan y el nuevo miembro de la alianza, Mitsubishi. 

Para Normand, los vehículos eléctricos no son simples herramientas de cara a cumplir con la regulación de las emisiones, sino que además son divertidos de conducir. "No queremos que se vean como coches que hay que tener por el hecho de proteger el medio ambiente. Son muy divertidos y silenciosos y su par de torsión logra una alta eficiencia".

"El 99% de los clientes que han abandonado los automóviles de combustión interna dicen que nunca volverán a tener uno. Eso es lo que está impulsando nuestro negocio a día de hoy". 

Conversaciones: