MEDIANTE LA COMPRA DE HARMAN, LIDER EN EL SECTOR

Samsung se lanza al mercado de los vehículos conectados

Samsung ha acordado la compra de la compañía estadounidense Harman por unos 8.000 millones de dólares.

Samsung se lanza al mercado de los vehículos conectados.
Samsung se lanza al mercado de los vehículos conectados.

Samsung ha acordado la compra de la compañía estadounidense Harman por unos 8.000 millones de dólares, con el fin de expandir su negocio en los automóviles conectados y reducir su dependencia de los smarthpone, "un mercado en desaceleración".

El gigante surcoreano, líder mundial en la producción de teléfonos móviles, ha ido expandiéndose en el sector automotriz, adquiriendo una participación en BYD (fabricante de automóviles eléctricos) además de haber considerado una oferta por parte de Magneti, una empresa italiana de automoción; un acuerdo que se dice se ha roto hace unas semanas.

Samsung señaló que este es el mayor acuerdo en el extranjero jamás realizado por una sola compañía surcoreana y recordó que Harman es el líder del mercado en soluciones de automóviles conectados, con más de 30 millones de vehículos equipados con sistemas de audio y telemática.

“Harman complementa perfectamente a Samsung tanto en tecnología, como productos y soluciones”, recalcó el vicepresidente de Samsung, Kwon Oh-Hyun.

Aliado, no una amenaza

Una de las primeras cosas que apuntó el presidente de Samsung, Young Sohn, al hablar del acuerdo, es que el gigante de la electrónica no tiene intención de construir un automóvil.

Y es que el target de Samsung son fabricantes de automóviles con la intención dar a sus vehículos capacidades de tipo smartphone, pero se muestran desconfiados de dar acceso sin restricciones a sus cuadros de mando. Se han mantenido en gran medida alejados de Google, que podría hacer suyos datos de los conductores o Apple, que hasta hace poco tenía diseños para la construcción de su propio coche.

Samsung quiere unir su experiencia en electrónica de consumo y la rápida red celular 5G, la cual está desarrollando con la presencia de Harman en paneles de control de todo el mundo. Si funciona, pueden ofrecer a los fabricantes de automóviles un rápido sistema conectado para el infotainment, la cartografía y la conducción autónoma, y todo ello sin la preocupación de que los fabricantes de automóviles estuviesen ayudando a un futuro competidor.

"No se trata de construir un automóvil", dijo Young en una entrevista. Varios fabricantes de automóviles "vinieron a nosotros y nos pidieron que ayudáramos con tecnologías como 5G,  inteligencia artificial o memoria. Podemos aprovechar las tecnologías para proporcionar una mejor experiencia a los fabricantes de automóviles".

“Ofertas como ésta de Samsung a Harman podrían ser bien recibidas por los fabricantes de automóviles, que quieren controlar tanto como les sea posible los ingresos de los servicios de automóviles conectados y los datos de los clientes”, dijo Jim Hines, Director de Investigación de la empresa consultora Gartner.

“Dinámica competitiva”

"Definitivamente hay una dinámica competitiva que ha surgido entre la industria automotriz establecida y estas grandes empresas de tecnología que buscan tener más protagonismo en el mercado del automóvil", dijo Hines.

Lo cierto es que a medida que los fabricantes de automóviles han lanzado servicios conectados en sus coches, han sido muy cuidadosos en cómo trabajar con Google y Apple. General Motors por ejemplo permite a sus clientes conectar sus teléfonos inteligentes a través del Auto Play de Apple y el Android Auto de Google, pero solo con aplicaciones seleccionadas, y los teléfonos no pueden acceder a los datos de un coche. Por su parte, Toyota no permite que sus automóviles se conecten a ninguno de los dos sistemas.

El miedo entre los fabricantes de automóviles es que Apple y Google podrían apropiarse de todos los datos dentro del coche, el seguimiento de todo, desde patrones de conducción al rendimiento del motor, ya sea para convertirse en una nueva cara para el consumidor o para ayudarles a construir coches.

“El hecho de que Harman ya sea un proveedor y que Samsung no tenga un sistema que compita con los servicios conectados en automóviles vendidos por las automotrices podría convertirlos en una alianza más atractiva” declaró Hines.

Conversaciones: