TRES TIPOS DE CONECTORES DIFERENTES

Shell Recharge, el plan de la petrolera para la carga rápida de coches eléctricos

Este servicio ya está disponible en tres estaciones del Reino Unido. Para finales de año se quiere aumentar hasta 10 estaciones y cuenta con tres tipos de cargadores diferentes.

Shell Recharge, el servicio de carga rápida para vehículos eléctricos.
Shell Recharge, el servicio de carga rápida para vehículos eléctricos.

La empresa Shell lleva tiempo trabajando en la carga de vehículos eléctricos. Se está reinventando para seguir ofreciendo un buen servicio, en este caso, a los conductores de vehículos eléctricos. Hace unos días informábamos sobre el anuncio de compra de The New Motion –uno de los principales operadores de recarga de coches eléctricos– por parte de Shell.

La petrolera anglo-holandesa dispone actualmente de tres puntos de carga en el Reino Unido –en los alrededores de Londres, Surrey y Derby y antes de que finalice el año, pretende llegar a diez puntos, según anunció la empresa en un comunicado. Este servicio de carga rápida para vehículos eléctricos se denomina Shell Recharge y está disponible en las propias estaciones de servicio de la compañía. Además, Shell asegura que la energía que alimenta estos cargadores procede de fuentes renovables.

Shell Recharge - 2

En dichas estaciones, los conductores disponen de tres tipos de conectores diferentes para cargar su vehículo eléctrico. Se encuentra el CHAdeMO, con hasta 50 kW; el cargador CCS, que también ofrece hasta 50 kW; y por último está el conector AC, el cual puede llegar hasta los 43 kW. La compañía espera poder ofrecer en unl futuro conectores de carga rápida para los usuarios de vehículos Tesla.

En apenas 30 minutos, los conductores pueden obtener el 80% de carga de su batería. Evidentemente, estas estaciones son de pago y se realiza mediante la aplicación Smoov (sistema de pago sin suscripción). Los clientes solo pagan por la energía utilizada para recargar su vehículo. Hasta el 30 de junio de 2018, Shell ofrece un precio de 0,28€ por cada kWh. Esto equivale que podemos cargar el 80% de la batería del coche eléctrico entre 7 y 10 euros, dependiendo del modelo.

Conversaciones: