EL DESAFÍO DE LOS SERVICIOS DE MOVILIDAD

Toyota: en 2030, el mercado mundial de automóviles podría comenzar su declive

Toyota busca reinventarse ante el futuro incierto del mercado automotriz y para ello necesita socios que le ayuden a adaptarse a los nuevos tiempos. 

Didier Leroy, Vicepresidente Ejecutivo de Toyota.
Didier Leroy, Vicepresidente Ejecutivo de Toyota.

El fabricante está abierto a colaboraciones y a asociaciones de cara a contrarrestarar los retos planteados por las nuevas compañías de movilidad como Uber, dijo Didier Leroy, Vicepresidente Ejecutivo de la firma japonesa. 

El dirigente señaló además que la idea de que Toyota está por detrás de otros fabricantes en el desarrollo de una estrategia de movilidad no es verdad, como tampoco que la compañía quiera hacerlo todo por sí sola. 

"La gente cree que estamos tratando de ponernos al día, pero seguimos un plan que pusimos en marcha hace mucho tiempo", indicó Leroy, quien añadió que la compañía ha comenzado a trabajar en los últimos años con socios tecnológicos de perfil alto como Microsoft y Nvidia, además de estar involucrada en una serie de colaboraciones que le brindan una mayor visibilidad y exposición mediática. 

"Creemos firmemente que esto es algo que no podemos hacer solos debido a la rapidez del cambio y a la agilidad de muchos nuevos competidores. Todavía estamos orgullosos de ser un fabricante de automóviles, pero sabemos que se están produciendo muchos cambios en todo el mundo".

Futuro incierto

Leroy se refirió al crecimiento estable y sostenible de Toyota como fabricante de automóviles, pero también apuntó que en algún momento, tal vez en 2030, el mercado mundial de automóviles puede comenzar su declive. 

Esto vendría a ser consecuencia de las tendencias emergentes: la congestión excesiva del tráfico, las restricciones de acceso a la ciudad, las normas reguladoras, el agotamientos de las fuentes convencionales de energía y los nuevos comportamientos y necesidades del consumidor.

"El mercado y el crecimiento de las ventas no son seguros a largo plazo, y obviamente la facturación y el aumento de los beneficios procedentes de la fabricación no es una certeza, por lo que tenemos que cambiar la estrategia de negocio". 

Así, en lugar de discutir programas como el car-sharing, algo en lo que Toyota está involucrado, Leroy describió un modelo más amplio, bajo el cual la futural movilida debe ser verde y limpia, a la para que segura, conectada y accesible para todos los consumidores. 

La movilidad limpia, añadió, implica no sólo reducir las emisiones en un 90% desde 2010 hasta 2050, sino que también incluye una fabricación libre de ellas. 

"Para el 2050 no tendremos motores convencionales en nuestra gama. Los vehículos funcionarían gracias a una variedad de tecnologías, entre las que estarían las pilas de combustible de hidrógeno y las baterías". 

Reinventarse

Toyota ha defendido la tecnología de pilas de combustible como la mejor solución para una conducción libre de gases nocivos, ya que tienen la misma autonomía y el mismo tiempo de recarga que los motores de combustión interna. Sin embargo, Leroy dijo que la firma nipona "no se olvida de los vehículos eléctricos". 

En su proceso de reinvención, Toyota creó en 2016 un centro interno con el fin de desarrollar los vehículos de baterías. También puso en marcha una segunda compañía, la Toyota Research Institute, que trabaja con inteligencia artificial para la seguridad de los vehículos autónomos y con robots para fomentar servicios de "movilidad interior".

Ese reinventarse es algo que ya le suena a Leroy, quien señaló que hace muchos años, Toyota era una empresa de telares y luego pasó a ser una compañía de automóviles. "Estamos absolutamente convencidos de que ahora mismo estamos exactamente en el mismo punto de inflexión", declaró. 

Para terminar, haciendo referencia  los datos que reflejan que a día de hoy el 92% del crecimiento y desarrollo de Toyota se basa en las ventas y apenas el 8% a los servicios, Leroy apuntó que durante los próximos 20 ó 30 años la balanza estará más equilibrada". 

Conversaciones: