LAS CLAVES PARA QUE TU HÍBRIDO SEA MÁS EFICIENTE

Cinco trucos para conducir un híbrido

Revelamos los trucos y puntos clave que convertirán tu coche híbrido en la máquina de ahorrar gasolina que siempre habías deseado.

2017-Toyota-Prius-Prime-infotainment
2017-Toyota-Prius-Prime-infotainment

Cuando hacemos el cambio al coche híbrido, nos asaltan decenas de dudas a la hora de ponernos al volante. En ocasiones, tales dudas pueden llevar a errores que mermen la eficiencia que tiene nuestro vehículo. Para poder sacar el máximo rendimiento a la potencial eficiencia que ofrecen los automóviles híbridos deberemos tener en cuenta diversas variables y adaptar nuestro estilo de conducción a una modalidad más eficiente. A continuación revelamos todos aquellos consejos que necesitas para sacarle el máximo rendimiento a tu coche híbrido.

1. Anticípate siempre

Ten siempre presente que los híbridos ahorran energía cuando deceleran. Para sacar el máximo provecho de este sistema debemos evitar en medida de lo posible acelerones fuertes y frenadas bruscas. Se acabó el pisar a fondo cuando el semáforo pasa a ámbar. Si sabes que vas a tener que detenerte, hazlo con suavidad. Deja que el vehículo decelere con naturalidad y pisa el freno muy suavemente, permitiendo que la energía cinética se convierta en carga para tus baterías. Observa tu entorno y advierte cualquier posibilidad de que necesites detener tu vehículo. Deja cruzar a los peatones desde la distancia: además de ser buen ciudadano, ahorrarás combustible.

2. Acelera con medida

Ya no llevas más un 16 válvulas; ya no tendrás más el gatillo fácil. Ahora toca que cuando necesites potencia, se la pidas al motor eléctrico y no al de combustión. Cuando necesites acelerar de forma intensa, activa la modalidad de conducción de máxima potencia para que el sistema eléctrico te ayude en tu maniobra, llamado Power o similar. Una vez completado el adelantamiento, regresa al modo ECO o equivalente para seguir almacenando energía siempre que sea posible. Cuando te incorpores a las rotondas, no hace falta que lo hagas como si no hubiese mañana. También ayuda salir cinco minutos antes de casa.

3. Ten siempre un ojo en las pantallas

La nueva generación de vehículos híbridos va equipada, en todas las marcas, de dispositivos y pantallas que nos indican cómo está actuando el motor de combustión, el eléctrico y las baterías. Vigila los flujos de energía, procurando que éste se mueva en sentido hacia la batería más que hacia las ruedas. Déjate ayudar por los sistemas electrónicos, como el "coaching inteligente", esa aplicación que nos indicará cuando empezar a frenar en previsión de que nos detendremos cien metros más adelante ya sea por un semáforo o por un cruce en el que no tenemos la preferencia. Revisa siempre tus cifras de consumo medio y tómatelo como un juego: trata de batir tu récord.

4. Evita la calefacción antes de salir

Ahora ya podemos encender el climatizador desde el mando a distancia de la llave y pedir a nuestro coche que nos caliente o nos enfríe el habitáculo hasta una temperatura agradable antes de entrar y ponernos en marcha. En cambio, no tiene mucho sentido que le pidamos al coche que lo haga cuando nuestro propósito es ahorrar combustible. Por eso compraste un híbrido, ¿recuerdas? Más grave todavía es la situación cuando hace frío, ya que se necesita  que el motor de combustión esté caliente para introducir ese calor en el habitáculo, y los híbridos no encienden el motor térmico hasta pasados unos kilómetros. Si encendemos la calefacción, el coche forzará el motor térmico a mantenerse encendido y el consumo aumentará. Lo mismo sucede con los asientos térmicos: se fulminan la batería.

5. Estudia el manual de tu coche híbrido

Parece obvio, pero lo habitual es que lo pasemos por alto. Cada automóvil es un mundo diferente y no todos los híbridos disponen de las mismas funcionalidades, así que si ya te has pasado a la conducción híbrida, estudia el funcionamiento de tu coche a través del manual del usuario y ten en cuenta todas las variables, especialmente las modalidades de conducción y sus diferencias. Por ejemplo, los híbridos de Toyota incluyen una velocidad "B o Brake" en la palanca de cambios que bloquea la transmisión para obligar al motor de combustión a hacer de freno. Esta modalidad es útil cuando descendemos un puerto de montaña, ya que a la vez que cargamos la batería nos ayudamos del freno motor para mantener la velocidad y evitamos así el desgaste innecesario de las pastillas e incluso que se sobrecalienten los frenos.

6 Bonus: Sin híbrido, también aplica

No es necesario que tengas un coche híbrido para aplicar todos estos consejos. Cualquiera de ellos se puede aplicar a la conducción de un automóvil con motor de combustión para ser más eficientes y ahorrar combustible. Al final, el ahorro de combustible recae más en las manos del conductor que en la tecnología del automóvil, aunque ésta última ayude mucho.

 

Conversaciones: