PAQUETE DE MOVILIDAD PARA INCENTIVAR LOS VEHÍCULOS ELÉCTRICOS

La Unión Europea invertirá 1.000 millones para incentivar la fabricación de vehículos eléctricos

La Comisión Europea se reúne hoy para presentar su paquete de movilidad que consiste en invertir en el despliegue de puntos de recarga y en el desarrollo de baterías.

La Unión Europea destinará 1.000 millones en mejoras para el vehículo eléctrico.
La Unión Europea destinará 1.000 millones en mejoras para el vehículo eléctrico.

La Unión Europea dará a conocer este miércoles su paquete de movilidad para incentivar la fabricación de vehículos eléctricos. Según fuentes de la UE, se destinarán 1.000 millones de euros en este ámbito, repartidos en mejorar y aumentar los puntos de recarga, así como en el desarrollo de baterías.

La mayoría de esta inversión –800 millones de euros– irán destinados para apoyar el despliegue de puntos de recarga de vehículos eléctricos alrededor de los 28 países que forman la Unión Europea, mientras que la parte restante –200 millones de euros– se utilizarán para el desarrollo tecnológico e innovación de nuevas baterías y modelos.

Ya no solo los gobiernos de los países miran hacia la movilidad del futuro, sino que esta organización internacional también se suma al cambio. Con el objetivo de bajar los niveles de contaminación, la movilidad de cero emisiones parece indispensable. Además, la Comisión tendrá en cuenta a los fabricantes que ofrezcan una mayor gama de vehículos alternativos siendo menos exigentes con sus motores de combustión.

A parte de esta inversión, la Comisión Europea ha puesto varios objetivos de reducción de dióxido de carbono para los nuevos automóviles. La idea es que para el año 2030 se pueda reducir en un 30% las emisiones en comparación con 2021. Esta es otra medida, indirecta, de promover el vehículo eléctrico. Actualmente, los límites de emisión de CO2 son de 130g/km mientras que el objetivo fijado para el año 2021 es de 95 g/km.

Por último, en este paquete de movilidad también quieren concienciar a los fabricantes de automóviles para que no se vuelvan a producir escándalos como el dieselgate de Volkswagen. Aseguran que mantendrán las actuales sanciones de 95 euros por cada gramo de CO2 y cada coche vendido para los fabricantes que no alcancen los objetivos propuestos.

Conversaciones: