SU CEO HABLA DEL FUTURO DEL PROVEEDOR

ZF, “mecánica inteligente” para su estrategia de movilidad futura

El fabricante alemán de cajas de cambios ZF Group se está preparando para un futuro autónomo potenciando los sistemas mecánicos y la seguridad. 

ZF, “mecánica inteligente” para su estrategia de movilidad futura.
ZF, “mecánica inteligente” para su estrategia de movilidad futura.

ZF Group, fabricante alemán de cajas de cambios, se está preparando para un futuro autónomo potenciando lo que ve como sus principales ventajas: los sistemas mecánicos y la seguridad.

ZF Group abrió recientemente una oficina en Silicon Valley, y desde el punto de vista de su CEO, Stefan Sommer, éste es un punto clave en su estrategia de asegurar que la compañía siga siendo un actor importante cuando los vehículos tradicionales abran paso a los vehículos autónomos.

En lugar de desarrollar nuevas tecnologías internamente, Sommer planea adaptar las ofertas actuales de ZF para automóviles de auto-conducción y colaborar con las compañías de Silicon Valley de cara a mejorar sus principales productos.

“Queremos preparar el sistema de frenado, dirección y transmisión de una manera que realmente coopere con la nueva tecnología, para proporcionar el mejor valor al cliente final”, dijo Sommer a Automotive News.

La estrategia de ZF contrasta con otros proveedores de primer nivel, que han recurrido a adquisiciones y desarrollo de tecnología interna para obtener un punto de apoyo en el sector de los vehículos autónomos. Así, en los últimos años Delphi ha adquirido la empresa de gestión de datos Movimento y la puesta en marcha del software de conducción autónoma Ottomatika. Por su parte, Bosch invirtió 1.100 millones de dólares en una planta con el propósito de fabricar sus propias piezas para vehículos sin conductor.

Enfoque mecánico

Una vez que el conductor ya no es necesario a la hora de conducir un vehículo, los diseños de los coches podrían cambiar significativamente –eliminación de volantes y frenos, adición de asientos giratorios y aumento del número de pantallas interiores–. Sin embargo, deshacerse de los controles de conducción no lo cambiará todo.

“El futuro coche, incluso si se trata de un coche robot o de uno autónomo, necesita la mecánica”, señaló Sommer. “Necesita mejores sistemas de frenado, mejores sistemas de suspensión y una mejor dirección, porque el nivel de comodidad debe ser mayor si no está involucrado en la conducción”.

ZF está desarrollando lo que Sommer denomina “mecánica inteligente”, que incorpora tecnología como inteligencia artificial y sensores de vehículos en la mecánica tradicional de los automóviles.

La compañía también está reconfigurando sus sistemas de seguridad para vehículos autónomos. Por ejemplo, ZF está trabajando con Faurecia con vistas a integrar los cinturones de seguridad en el asiento en lugar de la estructura del vehículo, permitiendo a los pasajeros girar fácilmente sus sillas.

“En este nuevo entorno, todos los medios de seguridad actuales de los ocupantes como cinturones y airbags ya no funcionarán”, apuntó Sommer.

Nuevos socios

Aunque ZF está recurriendo a sus principales ofertas para tener éxito en el futuro, Sommer dijo que todavía tendrán que colaborar si desean mejorar sus productos y adaptarlos a las demandas cambiantes.

De ese modo, el proveedor ya ha comenzado a formar asociaciones tecnológicas. En el CES, en enero, la compañía dijo estar trabajando con Nvidia, la cual está desarrollando sistemas de inteligencia artificial para vehículos autónomos, en una plataforma de conducción automatizada.

Sommer señaló que la nueva presencia de ZF en Silicon Valley le permitirá explorar otros socios potenciales, concretamente en aquellos especializados en desarrollo de sensores y gestión de datos. “Queremos encontrar un modelo de colaboración, cómo integrar esa tecnología en nuestras ofertas a los OEM (fabricantes de equipamiento original)”, dijo.

Además de los socios tecnológicos, ZF está buscando invertir en nuevas empresas de la zona. Así, en vez de adquirir compañías para tener la tecnología y el talento de la ingeniería, la compañía planea tomar participaciones minoritarias, permitiendo que las primeras empresas mantengan su cultura original al tiempo que acceden a sus productos.

Junto con el capital, Sommer dijo que ZF podría ayudar a las empresas a alcanzar la escala a través de sus clientes automotrices. “En el fondo, somos el gran socio y garantizamos que esta tecnología estará disponible a nivel mundial”, recalcó Sommer. 

Conversaciones: