INTELIGENCIA ARTIFICIAL CON LÁSER, RADAR Y DATOS EN LA NUBE

Así será el cerebro de los coches que conducen y aprenden solos

Radar, láser, cámaras, datos en la nube y un procesador tres veces más potente que el cerebro humano: así es la inteligencia artificial para el coche autónomo de Bosch.

Mercedes F015 - coche autonomo
Mercedes F015 - coche autonomo

La fabricante de componentes para la automoción Bosch está desarrollando un nuevo "cerebro" en forma de ordenador para gestionar los coches autónomos que pronto irrumpirán en nuestras carreteras. Según informa la compañía alemana, su nueva tecnología de inteligencia artificial es tan eficiente y ágil que puede tomar decisiones mucho más rápido que lo haría un cerebro humano.

El "cerebro" para coches autónomos de Robert Bosch entrará a producción mucho antes de lo que podemos imaginar, a partir de 2020, y lo hará con destino hacia los talleres de Daimler, con quien tiene un acuerdo mediante el cual ya han desarrollado el Mercedes F015 de conducción completamente autónoma. En esta ocasión serán los "robotaxis" los primeros coches autónomos que reciban la novedosa tecnología de IA, pues se trata de un ambicioso proyecto conjunto de Bosch y Daimler mediante el cual se pondrá en marcha una plataforma de taxis sin conductor.

Lo que hace tan especial este novedoso "cerebro para coches" de Bosch es su capacidad de aprendizaje autónomo: el sistema será capaz de tomar nota de sus experiencias al volante y compartirá la información con el resto mediante un servidor en la nube. De este modo, todos los vehículos equipados con esta tecnología serán conocedores de la forma en que se han de tomar las curvas o dónde encontrarán obstáculos en la vía.

Todo esto será posible gracias al avanzado procesador con que "pensará" la IA autónoma de Bosch, capaz de realizar un billón de cálculos por segundo sin perder de vista la carretera: esto triplica la capacidad del cerebro humano, que se dice pronto. Para conducir mientras aprende, el sistema de inteligencia artificial de Bosch está 'armado' con un sistema LIDAR que calcula distancias mediante pulsos láser, un radar para calcular la velocidad de los objetos en movimiento a su alrededor y diferentes cámaras que analizarán su entorno, todo ello en un ángulo completo de 360 grados. Con esto se garantiza que el sistema sea conocedor de todos los detalles que lo rodean, obteniendo información que comparte y a la vez contrasta con la que otros vehículos han subido a la nube

Conversaciones: