UN EJECUTIVO DE GENERAL MOTORS LO TACHA DE MENTIROSO

La conducción autónoma de Tesla es "imposible" y Musk un "farsante", según GM

La guerra tecnológica que envuelve la conducción autónoma se ha desatado: Elon Musk promete alcanzar el nivel SAE 5 mientras que desde General Motors aseguran que su sistema es "imposible" y que las promesas de Elon Musk son "basura".

Elon Musk
Elon Musk

Los avances tecnológicos en el ámbito del automóvil autónomo son imparables, tanto que las grandes corporaciones incluso llegan a negar los avances de sus más directas rivales. El último capítulo de este "Juego de Tronos" particular lo protagonizan el gurú y mandamás de Tesla Elon Musk, quién sinó, y Scott Miller, director de integración autónoma de General Motors. Los ánimos se han caldeado de tal manera que Miller ha llegado a asegurar que Musk está "lleno de basura", tachándolo de mentiroso y asegurando que alcanzar la modalidad autónoma SAE Nivel 5 es imposible con la tecnología con la que cuenta Tesla:

No creo que tenga los medios para alcanzar un sistema autónomo completo SAE Nivel 5. Conociendo el nivel de tecnología y conocimiento que se necesita para hacerlo realidad, te puedo asegurar que no se puede alcanzar un Nivel 5 completo con solo cámaras y radares. No es físicamente posible ".

Scott Miller, director de integración autónoma de General Motors

Las polémicas declaraciones de Miller han tenido lugar el día de hoy en un evento con la prensa australiana en Detroit, de las que pronto se han hecho eco los compañeros de CarAdvice. Pero antes de sacar las cosas de contexto, debemos entender porqué las posiciones de Tesla y GM son opuestas: Musk por un lado asegura que ha conseguido alcanzar niveles de autonomía SAE 5 empleando cámaras, radares y sensores de ultrasonidos. Por el otro, Miller asegura que esto no es posible sin hacer uso de la tecnología laser llamada "lidar".

El organismo SAE determina que un coche es autónomo nivel 5 cuando el sistema toma control de toda la conducción y además es capaz de responder con seguridad ante situaciones de peligro en las peores condiciones de visibilidad y climatología. Poniéndonos en la tesitura que plantea SAE, nuestro vehículo autónomo debe ser capaz de conducir en una carretera durante una noche lluviosa, sin líneas que determinen el margen entre la calzada y la cuneta, y de surgir un imprevisto, como puede ser un animal que cruza la carretera o un accidente justo delante nuestro, debería poder solventar la situación con seguridad y sin que los ocupantes humanos del vehículo tengan que intervenir. ¿Lo habrá conseguido Musk o será que Miller está en lo cierto?