VIAJAMOS HASTA LOS AÑOS SESENTA PARA RECUPERAR ESTA JOYA DE LA INGENIERÍA

Ford Comuta, el primer coche eléctrico de Ford

Ultra compacto, con un diseño rompedor para la época y sin un gramo de CO2 que emitir a la atmósfera: así es el primer coche eléctrico diseñado por Ford.

Ford Comuta concept
Ford Comuta concept

Corrían los años sesenta, cuando todavía el hombre no había pisado la luna, se vestían pantalones de campana ajustados y las palomitas tronaban en las sartenes y no en los microondas por miedo a morir contaminados por la radiación. Desde entonces muchas cosas han cambiado, pero no la forma en que nos movemos y el interés del hombre en desarrollar un vehículo que no termine con nuestro planeta: érase los orígenes del coche eléctrico. Y una de las propuestas más interesantes llegó de la mano de Ford, un pequeño utilitario que data de 1967 y que a continuación recuperamos para ver en qué hemos mejorado al respecto.

El Ford Comuta concept fue el primer eléctrico de la compañía norteamericana presentado en forma de prototipo, con capacidad para cuatro ocupantes algo más que apretados y con unas limitadas prestaciones que poco se acercan a las cifras que se barajan hoy en día. El pequeño concepto de automóvil eléctrico era capaz de recorrer 60 kilómetros con una carga de sus baterías antes de que te convirtieses en una sardina enlatada en el asiento trasero de su reducido habitáculo.

¿Pero qué ha cambiado desde entonces para que podamos recorrer ahora hasta diez veces esa distancia? Sin lugar a dudas, la clave reside en la tecnología que se emplea para sus baterías. El Ford Comuta utilizaba cuatro baterías de plomo-ácido de 12 voltios y 18 amperios de intensidad. Sí, esa misma que encuentras bajo el capó de tu coche de toda la vida pero multiplicada por cuatro. Por entonces no había iones de litio ni ninguna otra tecnología de almacenamiento eléctrico que permitiese obtener mayor autonomía, pero para ser los años sesenta el intento ya era bueno.

ford-comuta-web-2644

Según Ford, del mismo modo que los carritos de golf están diseñados para dar vueltas a un campo de golf, el Comuta estaba preparado para pasear por la ciudad y poco más. El primer eléctrico de Ford era capaz de derrochar energía durante menos de una hora, ya que su velocidad máxima era de 60 km/h y la autonomía de sus baterías no daba para mucho más que eso, un paseo. Debido a sus evidentes limitaciones, este primer acercamiento a la tecnología del automóvil eléctrico no quedó en más que una prueba; una prueba que sirvió para que la fabricante desestimase la viabilidad de llevar el Comuta a producción y que quedase a la espera de que en los años venideros se mejorase la capacidad de las baterías gracias a algún descubrimiento tecnológico que todavía estaría por llegar.

Espacio insuficiente debido a la limitación del peso del coche, problemas de reparto del peso de las baterías y una autonomía más que deficiente... ¿os suenan a algo las dificultades que Ford encontró por entonces? No cabe duda que las necesidades cada vez son más acuciantes en cuanto a la movilidad sostenible se refiere, pero en cambio los retos siguen siendo los mismos. Por suerte, cada vez estamos más cerca del vehículo cero emisiones que satisfaga todas nuestras necesidades, aunque todavía tenemos un largo camino por recorrer repleto de retos y batallas como la que en su día libró el Ford Comuta concept.

ford-comuta-web-2646

Conversaciones: