Que la contaminación iba en serio, uno se da cuenta más tarde

Comámonos el mundo y llevémonos la vida por delante, pero sin dejar en el camino una herencia de contaminación y desastres naturales por culpa de este corrosivo hiperconsumo que es la base del actual sistema economicista e irracional.

NO VOLVERÉ A SER JOVEN
Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.
                            Jaime Gil de Biedma


MEDITACIONES DEL QUIJOTE
“yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo."
                                                                            J. Ortega y Gasset

 

PARAFRASEANDO A GIL DE BIEDMA
Que la contaminación iba en serio, uno se da cuenta más tarde, cuando el mal empieza a ser irremediable. Cuando la inconsciencia de la vida, de una mala vida, sólo nos hace pensar en este yo egocéntrico y separado del mundo real que deja de lado su circunstancia, y que como diría Ortega, es necesario salvar para que nosotros también nos salvemos.

Podemos y  debemos envejecer y también morir, morir cuando nos toque y no acelerando nuestro futuro; pero lo hemos de hacer con dignidad y con sentido de la responsabilidad, sin dejar de pensar que somos usufructuarios del maravilloso y único lugar en que habitamos.

Comámonos el mundo y llevémonos la vida por delante, pero sin dejar en el camino una herencia de contaminación y desastres naturales por culpa de este corrosivo hiperconsumo que es la base del actual sistema economicista e irracional.

Pasa el tiempo, y  la verdad de ahora ya no es la de antes. Todo es cambio, y como diría Heráclito (Panta rei: todo fluye), no podemos bañarnos dos veces en el mismo rio. Por ello debemos tomar  muy en serio las curvas evolutivas que los científicos nos muestran sobre el comportamiento de la tierrra y sus datos del cambio: aumentos de la temperatura, de los niveles de CO2, desertización, fusión de los glaciares, aumento del nivel del mar, etc. Siempre tomando los datos desde una perspectiva científica basada en el principio de neutralidad valorativa.

Es una cuestión de vida o muerte antes de hora; de presente con o sin futuro; de razón vital o alienación consumista.


ECOLOGÍA Y ECONOMÍA VIENEN DE OIKOS
Ecología y Economía son palabras que derivan de la misma raiz griega oikos que significa casa, ámbito, dominio. Una segunda voz diferente pero también griega de la palabra economía es la de Nomos, que denota regla, ley o procedimiento; en el caso de la palabra ecología, la segunda voz es Logos, que significa principio o razón. Por tanto, si las dos tienen campos de saber referentes  “al hogar”,  y tienen que ver en un sentido muy general con el estudio de lo que ocurre y lo que se hace en los «hogares» de las sociedades humanas y de los seres vivos en general, respectivamente ¿cómo es que se contraponen tanto en la realidad?

Aquí nos situamos en una tesitura en la que los planteamientos economicistas que postulan el máximo consumo en un mercado que entiende que ha de regularse por sí solo, se contrapone al que plantea la necesidad de  proteger la naturaleza.

 

Conversaciones: