Híbridos y Eléctricos

EXISTE UN "CLARO CONTRASTE" ENTRE REGIONES

Según ACEA, el coche eléctrico está dividiendo Europa

La Asociación de Constructores Europeos de Automóviles considera que las propuestas de reducción de emisiones establecidas por Europa son "poco realistas" y que existe un "claro contraste" en las ventas de automóviles eléctricos entre Europa Central y Oriental y entre las regiones del Norte y del Sur.

Según ACEA, el coche eléctrico está dividiendo Europa.
Según ACEA, el coche eléctrico está dividiendo Europa.

La Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA) considera que las propuestas de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) establecidas por Europa son "poco realistas", debido a la baja comercialización de vehículos eléctricos.

La Comisión Europea ha propuesto establecer unos objetivos de reducción de emisiones de CO2 para coches y furgonetas del 15% para 2025 y del 30% para 2030 en comparación con los niveles que se registren en 2021.

Por su parte, un estudio de la organización europea muestra que la cuota de mercado de coches eléctricos es cercana al 0% en países con un PIB per cápita inferior a 18.000 euros, mientras que no supera el 0,75% en la mitad de todos los Estados miembros de la Unión Europea (UE).

En este sentido, la asociación advierte de que los objetivos de reducción de emisiones de CO2 para automóviles post-2020 que imponga el Ejecutivo comunitario deben ser "realistas". Los miembros de los comités del Parlamento Europeo votarán la propuesta de la Comisión Europea en menos de dos semanas.

Los datos de ACEA reflejan también un "claro contraste" en las ventas de automóviles eléctricos entre Europa Central y Oriental y entre las regiones del Norte y del Sur.

Una cuota de mercado de eléctricos superior al 1,8% tan solo se da en países con un PIB per cápita superior a 35.000 euros. En 2017, este tipo de vehículos representó solo el 0,7% del volumen total de ventas en la UE.

"Para compensar este mercado tan fragmentado, más del 50% de todos los automóviles nuevos vendidos en Europa Occidental tendrían que ser eléctricos para alcanzar un punto de referencia promedio de la UE del 30% para 2030, según lo propuesto por la Comisión", destaca la organización.

Expectativas "poco realistas"

El secretario general de ACEA, Erik Jonnaert, insistió en que la asociación está "preocupada" por que algunos responsables políticos tengan expectativas "poco realistas" respecto con el ritmo al que se desarrolla el mercado de vehículos alternativos.

"Con la propuesta actual de la Comisión, tendríamos que pasar de menos de un 1% de ventas de automóviles eléctricos a un 30% en un espacio de tiempo inferior a 12 años. Y el Parlamento está proponiendo objetivos aún más agresivos, yendo hasta un 50%", añadió.

Además, Jonnaert recalcó que un impulso "forzado" de la electrificación del mercado de automóviles podría generar "exclusión social" en muchos países de la UE, reduciendo la movilidad de las personas que "más lo necesitan".

Por otro lado, el directivo pidió a las autoridades europeas que se marquen unos objetivos de emisiones diferentes para los vehículos comerciales ligeros, ya que la situación de las furgonetas es "completamente diferente" a la de los turismos.

Jonnaert aseguró que algunas de las soluciones tecnológicas para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los automóviles no son aplicables a los vehículos comerciales ligeros. Asimismo, destacó que los menores volúmenes de producción de las furgonetas no permiten las mismas economías de escala.

"A diferencia de los automóviles, la sensibilidad al precio de los vehículos comerciales ligeros es extremadamente alta, lo que sitúa a los costes de compra y operación como el factor de decisión principal", añadió.

Según Jonnaert, los clientes solo considerarán la compra de una furgoneta de propulsión alternativa si su coste y productividad son comparables a los vehículos con motores convencionales. En este sentido, señaló que las baterías eléctricas pueden ocupar "mucho espacio", por lo que las furgonetas elctrificadas a menudo entran en conflicto con la misión comercial de estos vehículos.

Teniendo en cuenta que los ciclos de desarrollo y producción de vehículos comerciales ligeros son "mucho más largos" que los de los turismos, las furgonetas que se venderán en 2025 ya se están desarrollando, por lo que el objetivo para este año "no dejaría suficiente tiempo para realizar los cambios necesarios", indicó Jonnaert.

Conversaciones: