Híbridos y Eléctricos

EN VÍDEO

El aparcacoches que estrelló un Tesla Model 3 Performance por falta de cautela y culpó al Autopilot de ello

Las cámaras del Autopilot de un Tesla Model 3 americano se encargaron de dejar constancia de lo sucedido al ser conducido de manera poco cautelosa por parte de un aparcacoches.

accidente tesla autopilot
Todo el suceso fue grabado por las cámaras del Tesla Model 3 en cuestión.

La efectividad de las cámaras del Autopilot de Tesla en sus coches queda patente, incluso, cuando el propio dueño del Tesla Model 3 Performance en cuestión no se encuentra a bordo de su coche eléctrico. En este caso las cámaras del sistema de conducción autónoma en conjunto con los datos tomados por el sistema EDR del Model 3 valieron a un usuario americano para constatar la mala praxis del aparcoches que estrelló su Tesla Model 3.

No es la primera vez que las cámaras de un Tesla actúan como testigo de algún suceso. Anteriormente, y en aquella ocasión en territorio español, las cámaras grabaron el intento de agresión de un conductor al dueño de un Tesla, ya que parece que no fue de su agrado que el usuario del coche eléctrico le recriminara ocupar con su coche térmico una plaza destinada a recarga de coches por baterías.

En esta ocasión el suceso tiene lugar en Estados Unidos, donde el Tesla Model 3 Performance que protagoniza el incidente es conducido por un aparcacoches que debía llevar el coche eléctrico de vuelta a su dueño.

El coche se encontraba aparcado varias plantas por encima del nivel de la calle, y mientras descendía planta a planta camino a la más baja de manera poco cautelosa, el aparcacoches pierde el control del Model 3 sobrevirando para estrellarse con un Mazda CX-5 al que empuja y hace incluso atravesar la pared que se encontraba tras de este. El resultado era apreciable desde el exterior, desde donde se podía ver la trasera del Mazda sobre saliendo unos centímetros a través del muro.

En un intento de eludir responsabilidades, el aparcacoches quiso culpar al famoso Autopilot de la autoría del accidente, alegando que el sistema tomó el control del coche durante el trayecto, no pudiendo él hacer nada antes de suceder el accidente.

Las cámaras del sistema de conducción autónoma grabaron todo el suceso, como se puede apreciar el vídeo. Sin embargo las imágenes tomadas por estas a vistas de la justicia no eran suficientemente concluyentes como para dictaminar sentencia en contra del conductor, pues a través de la grabación exterior no es posible afirmar que quien conducía el coche era el conductor en cuestión y ni el Autopilot, a pesar de la celeridad con la que descendía las plantas.

Para encontrar una prueba suficientemente determinantes, pues, el dueño del Tesla Model 3 en cuestión tuvo que recurrir a la propia Tesla, para que esta le suministrara todo los datos que el sistema EDR (Event Dara Recorder). Se trata de un sistema encargado de tomar nota y dejar constancia de absolutamente todo lo que acontece dentro del coche eléctrico en cuestión, una función parecida a la de las famosas cajas negras. El sistema toma nota de acciones simples como accionar el limpiaparabrisas, además de si lo hace le conductor o el coche por sí sólo, hasta el peso del conductor o si acelera o frena. En Inside EV's se pueden ver las imágenes del registro de datos.

Gracias a este informe y los 1.300 dólares que costó al dueño del Tesla Model 3, éste pudo constatar que efectivamente el suceso había tenido cabida por la nula cautela del conductor mientras descendía por el edicio y no por haber tomado el control el sistema Autopilot. 

Conversaciones: