Híbridos y Eléctricos

SEGÚN AEDIVE

Arturo Pérez de Lucia: “las etiquetas medioambientales de la DGT se han quedado obsoletas”

El director general de Aedive defiende una actualización de las etiquetas medioambientales de la DGT porque se han quedado "obsoletas”.

Arturo Pérez de Lucia, el director general de Aedive.
Arturo Pérez de Lucia, el director general de Aedive.

El director general de Aedive, Arturo Pérez de Lucia, ha asegurado que las etiquetas medioambientales de la Dirección General de Tráfico (DGT) han resultado de gran utilidad, pero señala que se han quedado "obsoletas" en relación con el desarrollo tecnológico experimentado en los últimos años.

"Las tecnologías más perjudicadas son aquellas más ecoeficientes, cuando las etiquetas tendrían que ser, precisamente, un catalizador de estas tecnologías", asegura Pérez de Lucia, que destaca el "espectacular" desarrollo tecnológico experimentado en los últimos años.

Por ello, recomienda que estos distintivos deberían evolucionar para recoger las últimas generaciones de vehículos, con el fin de seguir siendo la base de apoyo para el marco regulatorio y fiscal que las ciudades deben utilizar para ser más eficientes y sostenibles.

Distintivos ambientales

La DGT cuenta con cuatro etiquetas ambientales. La etiqueta 'Cero emisiones' se otorga a vehículos eléctricos de batería (BEV), a los de autonomía extendida (REEV) y a los híbridos enchufables (PHEV) que cuenten con una autonomía mínima de 40 kilómetros, y a los vehículos de pila de combustible.

La etiqueta "ECO" les corresponde a los vehículos híbridos enchufables con autonomía menor de 40 kilómetros, a los vehículos híbridos no enchufables (HEV) y a los vehículos propulsados por gas natural y (GNC y GNL) gas licuado del petróleo (GLP). En esta categoría entran también los conocidos como híbridos suaves o mild hybrid que incluyen una pequeña hibridación eléctrica que no es capaz de mover el coche por sí misma.

La etiqueta "C" se aplica a turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. También a vehículos de más de 8 plazas y pesados, tanto de gasolina como de diésel, matriculados a partir de 2014. Por tanto, los de gasolina deben cumplir la norma Euro 4,5 y 6 y en diésel la Euro 6.

Por último, la etiqueta "B" se limita a turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 y de diésel a partir de enero de 2006. Incluye, a su vez, a vehículos de más de 8 plazas y pesados tanto de gasolina como de diésel matriculados a partir de 2005. Por tanto, los de gasolina deben cumplir la norma Euro 3 y en diésel la Euro 4 y 5.

Los vehículos sin etiqueta son los de gasolina anteriores al año 2000 y los diésel anteriores a 2006.

Conversaciones: