Híbridos y Eléctricos

PROPUESTA TERRITORIAL

Tras Europa, Australia busca prohibir los coches de combustión para 2035

La Unión Europea ha sido la primera en echarse al río. El viejo continente ha servido de ejemplo para otros territorios como Australia, que también quiere prohibir la venta de coches de combustión en 2035.

Un coche eléctrico cargando las baterías.
Australia podría estar sentando las bases para decir adiós a los coches de combustión

El cambio ya ha empezado y es imparable. En unos años todos nos moveremos en coches eléctricos. Los países y los gobiernos quieren hacer de este un mundo más limpio y sostenible. La movilidad eléctrica es indispensable en las agendas medioambientales y el ejemplo de Europa pronto será seguido por nuevos territorios. Australia quiere ser la próxima en prohibir la venta de coches de combustión para el año 2035, aunque en el caso del vasto país hay muchas complicaciones que primero deben solventarse.

Hace unas semanas, los 27 países miembros de la Unión Europea acordaron, no sin alguna oposición, que el año 2035 será el último año en el que se comercialicen coches de combustión. Un paso drástico que afectará a casi 450 millones de conductores en todo el viejo continente. Tras el anuncio, muchos territorios están valorando la opción de seguir la misma línea, aunque pocos parecen haberse pronunciado al respecto. El primero en alzar la voz ha sido Australia, aunque solo una parte de ella.

En concreto ha sido el Gobierno de ACT (Australian Capital Territory). Hay que tener en cuenta que Australia es casi un país hecho continente. Sus dimensiones son brutales. Para hacerse una idea sólo hay que comparar la superficie representada por la Unión Europea y sus 27 países miembro y Australia. Mientras que la zona europea alcanza los 4,4 millones de kilómetros cuadrados, la superficie australiana alcanza los 7,74 millones de kilómetros cuadrados, hectárea arriba, hectárea abajo. Es decir que Australia es más grande que toda Europa.

Carretera-Australia
En Australia es posible recorrer cientos de kilómetros por carreteras incomunicadas y sin asfaltar

Con tanto territorio, el país está dividido en seis estados y dos territorios continentales: Territorio del Norte y Territorio de la Capital Australiana o ACT. En él se encuentra la capital del país, Camberra y cuenta con una población inferior a los 500.000 habitantes. Pues bien, el Gobierno local ha sido el primero en alzar la voz tras el acuerdo europeo, aspirando a replicar las mismas políticas medioambientales para el año 2035. Medidas que se aplicarían localmente pero que abrirían la posibilidad de extenderse a otros territorios con el objetivo de alcanzar a todo el país.

Resulta casi imposible que Australia acabe acogiéndose a la movilidad eléctrica a corto o medio plazo. Su vasto territorio y su baja densidad de población hacen inviable construir una infraestructura de carga funcional. Las largas distancias son difíciles de gestionar, y con tanta población desperdigada en tanta superficie, el objetivo de emisiones cero es casi impensable, pero no si se actúa de forma local, como es lo que propone el territorio de la capital australiana.

El objetivo es alcanzar entre un 80 y un 90% de las ventas 100% eléctricas. También se busca eliminar las flotas de transporte público contaminantes, como los taxis. Hay planes para aumentar la infraestructura de carga pública en la región, contando 70 puntos de carga en 2023 a más de 180 en 2025. Para lograrlo el Gobierno impulsará medidas de ayuda como préstamos sin intereses para la compra de coches eléctricos o la entrega de subvenciones para implementar la red de carga particular. Son cifras modestas, pero importantes dentro del objetivo de neutralidad mundial.

Fuente: CarExpert

Conversaciones: