Híbridos y Eléctricos

REAFIRMA SU INTERÉS POR EL HIDRÓGENO

BMW quiere tener varios coches de hidrógeno de gran producción en su gama de 2030

BMW es uno de los fabricantes que más apuesta por la pila de combustible y ha reafirmado de nuevo su interés por esta tecnología. Tanto que planea tener una gama con varios coches de hidrógeno para el año 2030.

BMW planea ofrecer una gama con varios coches de hidrógeno para 2030
BMW planea ofrecer una gama con varios coches de hidrógeno para 2030

BMW es uno de los fabricantes que más decididamente apuesta por la pila de combustible. Aunque otros fabricantes de coches como Volkswagen no creen que la pila de combustible sea la mejor opción para los coches eléctricos, BMW sigue firme en su apuesta por esta tecnología. Tanto es así que planea tener una gama con varios coches de hidrógeno de gran producción para el año 2030.

Hace apenas unas semanas conocimos nuevos detalles del BMW i Hydrogen NEXT y su propulsor con pila de combustible, un coche que nos anticipa las líneas maestras del futuro BMW X5 de hidrógeno. Este SUV sin emisiones comenzará a fabricarse en el año 2022 en una pequeña serie limitada, que servirá a BMW para testar la tecnología y su aceptación en el mercado, pero no será, al menos, hasta 2025 cuando la marca lance un modelo de producción en serie alimentado de hidrógeno.

Recientemente BMW ha reafirmado de nuevo su interés por la propulsión de hidrógeno, y para el año 2030 espera tener una gama con varios modelos de hidrógeno, aunque todavía hay algunos flecos por definir. Según Jürgen Guldner, vicepresidente senior y responsable de la tecnología de pila de combustible en BMW, todavía tienen que definir qué modelo se producirá en serie a partir de 2025, pero «seguramente» será un modelo de la parte alta de la gama.

Dicho de otra manera: será uno de los BMW más caros, de los de mayor tamaño y muy probablemente será un SUV. Por un lado se necesita espacio para colocar los tanques de hidrógeno sin que afecte (o no demasiado) al habitáculo o al maletero. Por otra parte, los elevados costes de desarrollo y producción necesitan amortizarse con un modelo de gran volumen y buen margen de beneficios, lo que inmediatamente nos lleva a pensar en un SUV.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, lo más probable es que después del X5 de hidrógeno veamos esta tecnología en el BMW X6 y el X7, dos coches grandes y por los que actualmente los clientes ya pagan más de 100.000 euros. No obstante, según reconoce la compañía, BMW está orientando sus esfuerzos hacia la reducción de costes de esta tecnología.

Conversaciones: