Híbridos y Eléctricos

BROMA DEL APRIL FOOLS DAY

La broma de Volkswagen y su cambio de nombre a "Voltswagen", bajo la lupa de la SEC

Antes del pasado 1 de abril (el conocido como April Fools Day) la división americana de Volkswagen anunciaba que cambiaban su nombre a "Voltswagen of America" para favorecer así el lanzamiento de coches eléctricos, una broma que no ha pasado desapercibida para la Comisión de Bolsa y Valores​​ de Estados Unidos.

Voltswagen.
Voltswagen

El pasado jueves 1 de abril tuvo lugar el llamado Aprils Fools Day, el equivalente americano al día de los inocentes español. Está siendo habitual en los últimos compases ver como muchos fabricantes aprovechan el día para hacer algún tipo de anuncio o lanzamiento de corte extravagante, justo lo que hizo Volkswagen con el anuncio de su cambio de nombre; pasaría a llamarse Voltswagen para favorecer así el lanzamiento de coches eléctricos.

No fue el único fabricante que aprovechó para exponerse al público con motivo de este día, pues a ojos de muchas marcas se trata de una oportunidad para ganar visibilidad relativamente fácil. Porsche hizo lo propio anunciando un nuevo tipo de pintura gracias a su programa Paint To Sample, que se encargaría de replicar la pátina de óxido que se crea en muchas superficies en la propia pintura de sus coches, con un 911 debidamente vinilado para la ocasión.

La polémica del anuncio de Volkswagen, pues, viene de la mano de la publicación por un supuesto error del comunicado de prensa en el que anuncian el cambio de nombre a Voltswagen dos días antes del propio April Fools Day. Lejos de rectificar el anuncio, al día siguiente de la supuesta filtración, y aún un día antes del April Fools Day, llevaron a cabo los cambios pertinentes en los nombres tanto de sus redes sociales como de la web americana de Volkswagen.

Adelantándose al día en cuestión y haciéndolo oficial mediante un comunicado de prensa, muchos fueron los medios que se hicieron eco de la noticia, medios de renombre internacional incluso. Ante la duda muchos de ellos acudieron a fuentes dentro de la propia Voltswagen (por aquel entonces) que se encargaron de corroborar que, efectivamente, el cambio de nombre era real.

En nuestro medio en particular, Híbridos y Eléctricos, miramos la noticia con escepticismo desde el primer momento, y tratándose potencialmente de una broma muy bien organizada decidimos no informar del cambio de nombre de la firma alemana.

Tal vez, de haber tenido la broma lugar dentro del propio April Fools Day no hubiera tenido más repercusión que la habitual de una broma de este calado en un día como este, pero tanto a consumidores como a autoridades en general no ha acabado de hacerles gracia la broma, pues aún está fresco en sus memorias el escándalo del dieselgate, así como también en la memoria de muchos reguladores en Estados Unidos que se encuentran analizando si se trata, incluso, de un pretencioso movimiento en términos bursátiles.

Y es que un anuncio de este calado suele afectar al valor de las acciones de una gran compañía que cotiza en Bolsa, y en el caso de Volkswagen, sin ir más lejos, las acciones de la empresa el día del anuncio subieron más de un 12 %, un hecho que no pasado desapercibido para la SEC americana (la Comisión de Bolsa y Valores​​ de Estados Unidos), lo que ha hecho que pongan bajo la lupa la broma de Volkswagen.

En general, y según el medio Spiegel, la broma de Volkswagen se ha considerado como un auténtico fracaso incluso a nivel interno, ya que han puesto en duda su credibilidad como fabricante de renombre, además de haber perdido la confianza de grandes medios de comunicación al otro lado del charco. Después de todo, llegaron a lograr una repercusión mediática a la altura de lo esperado, pero a un alto precio.

Sale esta noticia a la luz días después de que la propia firma alemana anunciara que estaba considerando tomar acciones legales contra Great Wall Motors, quienes han presentado en el Salón de Shanghái un coche eléctrico claramente inspirado en el clásico Volkswagen Beetle.

Conversaciones: