Híbridos y Eléctricos

PRECIOS EN CAÍDA LIBRE

¿Ha estallado la burbuja de los coches usados de Tesla? Los datos así lo indican

Como ya es tradición en Tesla a finales de cada año, las entregas de coches nuevos se han disparado. Por primera vez, la oferta supera a la demanda y eso ha supuesto un cambio importante en los valores de los coches de segunda mano.

Concesionario-Tesla
El gran stock de Tesla está causando estragos en las ventas de vehículos de segunda mano

El año 2022 será recordado en Tesla como el primer año en el que se consigue superar la barrera del millón de coches producidos y entregados. La mágica cifra se ha sobrepasado en algún punto de este último trimestre y todo gracias al tradicional empujón de entregas de finales de año. Si bien la alegría llega a los despachos de la compañía, no se puede decir lo mismo del mercado de coches usados. La burbuja de precios parece haber estallado, tal y como demuestran las cifras.

Durante años la producción de Tesla ha sido limitada. La demanda era muy superior a la oferta, lo que representaba un importante provecho para muchos concesionarios y para algunos clientes. La duda siempre era la misma: quedarse con su flamante Tesla nuevo o venderlo inmediatamente tras la entrega con pingües beneficios. En muchas ocasiones hemos hablado de ejemplos particulares, como el curioso caso de un Tesla Model S de 166.000 kilómetros que acabó vendiéndose por más de lo habitual, dada la elevada demanda de unidades.

Tal y como informa Reuters, los precios de los coches de segunda mano están cayendo en picado, más que los de otros fabricantes. Los datos también demuestran que los pedidos están disminuyendo. Con un pico máximo de 476.000 reservas en firme a mediados de año, en el pasado 8 de diciembre apenas se registraban un total de 163.000 unidades. Si nada cambia, Tesla terminará el año con una cartera de pedidos muy baja, por debajo de las 100.000 unidades, lo que quiere decir que la producción supera con creces a las ventas. Sobran unidades y, de hecho, la Gigafactoría de Shanghái va a detener parcialmente su actividad durante unos días.

Ventas-Eléctricos-Tesla
Los concesionarios de Tesla tardan más días en vender las unidades de segunda mano.

A su vez, esto ha causado una onda expansiva en el valor de los modelos de ocasión. El precio medio de un Tesla usado en el pasado mes de noviembre fue de 55.754 dólares, un 17% menos que el máximo alcanzado en el pasado mes de julio, donde la tarifa media se fijaba en los 67.297 dólares. No sólo se reduce el precio de venta, también se amplían los días que los concesionarios tardan en vender esas unidades. De los 38 de media hasta el pasado mes de noviembre, ahora son 50 los días que tardan en salir de la lista de stock. Un incremento significativo que demuestra que ya no hay tantos compradores interesados.

El aumento en la producción no ha sido el único causante del descenso en los precios, los expertos también reconocen el efecto que supone el paulatino descenso de los precios de los combustibles, sumado al incremento de los tipos de interés. Tampoco hay que olvidar que la competencia de Tesla cada vez es mayor en todo el mundo. Durante años los americanos han tenido casi la hegemonía de un mercado que hoy ya presenta una oferta variada en marcas y modelos. Así las cosas, se espera que los precios de los vehículos de segunda mano de Tesla sigan en caída libre, algo que a la postre puede llegar a afectar a los nuevos.

Conversaciones: