Híbridos y Eléctricos

EN COMPLETA INSOLVENCIA

Byton se encuentra ante una situación de extrema debilidad: pronto podría desaparecer

La compañía germano-china está próxima a su desaparición. Un tribunal inicia los procesos de insolvencia tras el impago a diversos proveedores.

FOTO-Portada (3)
Byton se encuentra ante una situación de extrema debilidad, pronto podría desaparecer

En su momento la incipiente industria del automóvil eléctrico atrajo a un gran número de empresas. Startup que veían en el coche eléctrico la posibilidad de introducirse en un mercado muy limitado donde siempre juegan los mismos actores. Byton era una de esas empresas prometedoras que tenían ante sí un futuro prometedor. Sin embargo, la crisis provocada por la pandemia de la COVID-19 ha supuesto todo un varapalo para la compañía, hasta tal punto que sus días parecen estar contados.

Hay que retroceder hasta el 2016 para datar la fundación de Byton. Una empresa germano-china establecida en Hong Kong y representada por antiguos directivos de BMW y Nissan. En enero de 2018 se presentó al mundo su primer vehículo, en formato prototipo, el denominado M-Byte. Gracias a su diseño, su tecnología y a las personas que estaban tras la gobernanza de la compañía, todo parecía indicar que Byton sería una de las empresas líderes del sector.

Pero llegó 2020, y con él la dura pandemia de coronavirus que asoló al mundo. Tras unos meses de incertidumbre los directivos anuncian un cese de operaciones en julio de ese mismo año. Un parón técnico hasta finales de año con la intención de reposicionarse y buscar nuevos inversores que ayudaran a sacar el proyecto adelante. En aquel momento la idea ya resultaba difícil, y parece ser que Byton está dando sus últimas bocanadas de aire.

byton-desparacion

El 4 de enero de 2021 se anuncia y firma un importante acuerdo de colaboración con Foxconn Technology Group y Nanjing Development Zone. Un acuerdo por el cual las dos empresas se iban a encargar de la producción de los vehículos de Byton a principios de 2022. Durante casi un año completo las noticias y los rumores que han ido surgiendo no dejaban nada claro el buen término de ese contrato, y en septiembre Foxconn anuncia que cesa la colaboración para hacer la guerra por su cuenta.

Tras ese movimiento los directivos de Byton han estado buscando nuevos socios de forma desesperada, pero ninguno de ellos parece estar dispuesto a echar un cable. La delicada situación mundial provocada por la pandemia de la COVID-19 y por la posterior crisis de componentes hace que resulte muy complicado buscar alianzas para una pequeña empresa que tiene todas las papeletas para su desaparición definitiva.

Tal es la dramática situación que un tribunal local ya ha iniciado las gestiones correspondientes para declarar la insolvencia total de la compañía ante el impago a diversos proveedores. Según fuentes cercanas a la compañía, Byton tiene muy difícil reemprender la actividad. No todo está perdido, pero sí que resulta muy complicado ver una salida positiva para la situación actual. O encuentran un socio rápidamente, o no habrá vuelta atrás.

Conversaciones: