Híbridos y Eléctricos

PARA REDUCIR EL GASTO ESTATAL

China quiere eliminar las ayudas al coche eléctrico

Beijing les pedirá a los gobiernos locales que dejen de subsidiar los vehículos eléctricos para reducir el gasto estatal.

GM
China quiere eliminar los ayudas al coche eléctrico.

El subsidio que China ofrece para la compra de coches eléctricos le genera un alto coste al gobierno, y desde Beijing quieren poner fin a ello. Bloomberg ha informado que el gobierno del país asiático les pedirá a los gobiernos locales que dejen de ofrecer subsidios para los automóviles eléctricos y otros vehículos de energía alternativa.

El Ministerio de Finanzas trabaja en un plan para que las autoridades se vean obligadas a reducir los incentivos, de los cuales se han beneficiado compañías como BYD Co. y BAIC Motor Corp. Aunque sería un duro golpe para los fabricantes de automóviles, éstos seguirían beneficiándose del fondo del gobierno central. Según fuentes de Bloomberg, el plan podría implementarse el próximo año.

Los subsidios para los vehículos eléctricos ha sido prioridad para Beijing desde hace una década en su afán por mitigar la contaminación ambiental. Las subvenciones han hecho a los vehículos eléctricos más asequibles, y de esta manera China superó a Estados Unidos en el 2015 como el mayor mercado de coches eléctricos del mundo. En China circulan la mitad de los automóviles eléctricos que existen en todo el planeta.

Pero ahora el gobierno comunista quiere reducir el gasto estatal que generan las subvenciones.

Actualmente, el programa establece un límite de financiación en función del rendimiento del vehículo. Los coches que pueden recorrer al menos 250 kilómetros con una sola carga tienen derecho a 44.000 yuanes (unos 5.600€) del fondo del gobierno central, mientras que las autoridades locales pueden proporcionar no menos del 50% de la subvención central.

No obstante, estas medidas han generado diversas críticas debido a los obstáculos que enfrentan las empresas con sede en otras ciudades, quienes tienen dificultades para obtener financiación fuera de su lugar de origen.

Según Cui Dongshu, el secretario general de la Asociación de Automóviles de Pasajeros de China, el gobierno central de ese país gastó 59 billones de yuanes (7.6 millones de euros) de los fondos para la compra de vehículos de nueva energía en 2015, y entre el 2016 y 2017 necesitarían destinar 83 billones de yuanes (10.7 millones de euros).

China implementó los subsidios para los coches verdes en el 2010, y en los últimos años han estado considerando poner fin a la producción y venta de los automóviles propulsados por gasolina para combatir la contaminación y reducir la dependencia del petróleo.

Conversaciones: