Híbridos y Eléctricos

IRÁN MÁS ALLÁ DE BICICLETAS ELÉCTRICAS

El autor del iPod y GBL inyectan 800 millones al fabricante de bicicletas Canyon Bicycles

Canyon finaliza su última ronda de inversión con una inyección de más de 800 millones de euros, y pretenden extender su modelo de negocio más allá del de las bicicletas eléctricas.

El coche eléctrico a pedales de Canyon.
El coche eléctrico a pedales de Canyon.

El pasado verano una de las propuestas más llamativas que tal vez ha pasado por nuestra web hacía acto de presencia en nuestra portada. Se trataba de un velomóvil eléctrico que el exitoso fabricantes de bicicletas alemán Canyon mostró al público, aunque de manera aún conceptual. Ahora la compañía finaliza una exitosa ronda de financiación, que puede acabar con este velomóvil eléctrico en las calles, ya que como dice el fundador de Canyon "es el momento adecuado para ir más allá en la ofensiva".

No fue aquella la única ocasión en la que hemos hablado de Canyon, ya que a menudo suelen pasar por nuestras portadas sus bicicletas eléctricas. La Grail:ON fue la primera de ellas, una bicicleta de gravel de alta calidad, y más tarde dimos a conocer las Precede:ON y Commuter:ON, dos bicicletas de corte urbano que el fabricante alemán lanzaba para seguir completando su gama de bicicletas eléctricas.

La compañía acaba de dar por finalizada una ronda de financiación que no cabe calificar de otra manera que exitosa, ya que se ha saldado con un montante final de más de ochocientos millones de euros. De entre los principales contribuyentes inversores destaca por encima de todos el nombre de GBL (Groupe Bruxelles Lambert), conocido por contribuir de manera notoria en financiaciones de grandes empresas como Adidas, entre otras grandes firmas. También destaca el nombre de una persona en particular, Tony Fadell, ex vicepresidente senior de Apple y uno de los autores del modelo de negocio que Apple sigue hoy en día, ya que es uno de los cerebros tras el lanzamiento del primer iPod.

Canyon Precede:ON.

Canyon Precede:ON, una de las últimas bicicletas eléctricas de Canyon.

Sobre esta ronda de financiación se ha pronunciado el fundador de Canyon, Roman Arnold, que decía: "Nos hemos convertido en un campeón digital global gracias a la búsqueda del éxito constante. A través de la tecnología, la expansión global y el éxito deportivo, hemos logrado mucho. Ahora es el momento adecuado para ir más allá en la ofensiva, para aprovechar todas las oportunidades, y son muchas. Es por eso que estoy muy contento de asociarme con GBL, que nos ha convencido a mi equipo y a mí con su pasión por nuestro negocio, años de experiencia y enfoque a largo plazo".

Y es que el éxito de Canyon como fabricante de bicicletas, tanto tradicionales como eléctricas, es fehaciente, ya que desde su fundación en 1996 ha ido creciendo a un ritmo de un 25% anual, lo que ha llevado la compañía ha ver un beneficio en 2020 de más de quinientos millones de dólares., según la información que ha dado a conocer Bycicle Retailer.

Mencionando que pretende ir más allá en la ofensiva, y teniendo en cuenta los últimos proyectos que Canyon tiene en mente, el fabricante de bicicletas tiene ahora un más que holgado presupuesto para lanzarse de lleno a producir el velomóvil que dimos a conocer meses atrás.

Conversaciones: