Híbridos y Eléctricos

OBJETIVO 2030

Los pasos de Mercedes para preparar el "rápido aumento" de los coches eléctricos

En Mercedes llevan mucho tiempo dando pequeños pasos preparativos para el gran salto. Los de Stuttgart tienen casi todo listo para la movilidad eléctrica antes de finales de la década.

Mercedes EQE eléctrico en producción.
Los pasos de Mercedes hacia el "rápido aumento de los volúmenes de vehículos eléctricos"

En los últimos años Mercedes ha estado moviéndose claramente hacia la movilidad eléctrica. Los alemanes han sabido desde un principio que los coches eléctricos son el futuro, y por ello todos sus esfuerzos se centran en ampliar y mejorar su gama EQ. Todavía queda mucho trabajo por completar, pero desde el seno de la marca esperan poder dar el importante salto antes de que acabe la década. Con una gama EQ cada vez más grande, el siguiente paso, ya en marcha, es el de ajustar y modificar sus fábricas para poder satisfacer toda esa demanda y oferta comercial.

Definitivamente en Europa ya se han dado los preparativos para un cambio radical en nuestra forma de movernosEn 13 años, en el 2035, no se podrán vender coches de combustión dentro del territorio de los 27, a excepción de los coches impulsados con combustibles sintéticos cero emisiones. Aunque muchos fabricantes están bien orientados hacia ese mandamiento, otros tendrán que acelerar la transición si quieren cumplir con los objetivos.

Mercedes no será de las compañías que tengan problemas en hacer el cambio pues, de hecho, esperan estar en disposición de darlo antes incluso de acabar esta misma década. Los de Stuttgart plantean uno de los cambios más radicales de gama de toda su historia. Diferentes informes recogen la desaparición de los modelos de acceso. El popular Mercedes Clase A, y gran parte de la gama de acceso nos dirá adiós en los próximos años. No habrá sustitutos, y al igual que hace unos años, la gama de acceso a Mercedes será más grande y cara.

Producción-Mercedes
Puntos de producción de vehículos eléctricos de Mercedes

En esta atrevida y radical estrategia, las fábricas juegan un papel fundamental. Las factorías de Sindelfingen, Bremen y Rastatt en Alemania, más la planta de Kecskemet en Hungría, comenzarán la producción de lo que en Mercedes denominan como segmentos de lujo de gama alta, lujo básico y lujo de entrada. Mucho lujo en diversos formatos que empezarán a ser producidos masivamente a partir del próximo 2025. Por supuesto, uno de esos retos será el suministro de todas las baterías necesarias para satisfacer la producción.

En los tiempos actuales, donde la cadena de suministros parece un queso suizo, encontrar materiales y fabricantes de baterías resulta complicado. Por eso Mercedes apostará por una red de producción en tres continentes: "La producción local de sistemas de baterías es un factor clave de éxito para el aumento de potencia eléctrica de Mercedes-Benz y un componente decisivo para poder satisfacer la demanda mundial de vehículos eléctricos de manera flexible y eficiente".

Mercedes es una de las pocas marcas que se autoabastecen de baterías, por lo que no tiene que pelear con otras marcas por ese suministro. El ajuste de fábricas, la producción de baterías y la adaptación de la gama hace indicar que los de Stuttgart son de los mejor encaminados hacia la movilidad eléctrica. "Estamos listos para el rápido aumento de los volúmenes de vehículos eléctricos", ha comentado Joerg Burzer, miembro del consejo de administración para la producción y la cadena de suministro.

Conversaciones: