Híbridos y Eléctricos

Coches pequeños ¿la solución?

La demanda también está de acuerdo. Los propietarios de ostentosos todoterrenos están cansados de las miradas resentidas que reciben por la calle, y quieren disimular.

Coches pequeños ¿la solución?

 

En el salón de automóvil de Ginebra ha quedado claro que los fabricantes de automóviles son ultraconservadores. Lejos de intentar crear el vehículo de transporte sostenible que imaginó Amory Lovins, ultraeficente, ultraseguro y ultraeficaz, siguen parcheando con versiones de coches un poco más “ecológicos” que sus predecesores, por ejemplo por ser más pequeños. El coche parvo es la última moda en automoción, pues los fabricantes han descubierto que resulta fácil cumplir con estos mediocoches todos los estándares de emisión de CO2 habidos y por haber.  

La demanda también está de acuerdo. Los propietarios de ostentosos todoterrenos están cansados de las miradas resentidas que reciben por la calle, y quieren disimular. Los sueldos de la gente normal se han reducido mucho, la gasolina sube, y ahora muchos  lamentan que el coche que compraron para impresionar a sus vecinos no sea un cochecito de los que gastan como un mechero. Por si fuera poco, mientras Ginebra presenta sus modelos, la verdadera revolución está en otra parte: sistemas de transporte a medio camino entre lo público y privado, vehículos muy ligeros eléctricos y una súbita revalorización de la manera más “subversiva” de moverse: caminar.

 

{jcomments on} 

Conversaciones: