Híbridos y Eléctricos

PARA REDUCIR COSTES

Daimler y BMW plantean una alianza para fabricar componentes de vehículos eléctricos

Las conversaciones entre los fabricantes alemanes Daimler y BMW no están muy avanzadas. El acuerdo serviría para compartir los avances tecnológicos que no son específicos de cada marca.

Daimler y BMW plantean una alianza para fabricar componentes de vehículos eléctricos.
Daimler y BMW plantean una alianza para fabricar componentes de vehículos eléctricos.

El cambio de la industria automovilística en su camino hacia la electrificación ha propiciado que algunas marcas hagan de sus rivales sus futuros compañeros de viaje. Daimler y BMW podrían ser los últimos en anunciar un acuerdo. Según la cadena Bloomberg, los fabricantes alemanes están planteando una alianza para fabricar componentes clave para vehículos eléctricos.

En este sentido, Bloomberg apunta a que ambas marcas están explorando la opción de compartir sus plataformas de desarrollo de vehículos electrificados. También podrían poner en común sus conocimientos sobre baterías y algunos avances sobre conducción autónoma, aunque las fuentes de la cadena estadounidense señala que en cualquier caso, no se repartirán la tecnología específica que distingue a cada firma.

Daimler y BMW quieren recortar costes con la alianza. Ambos han recortado sus objetivos de beneficios este año, señalando a las tensiones comerciales y al aumento de la inversión en I+D como los motivos del recorte. Además, las dos firmas han prometido que renovarán su gama: Daimler apunta a lanzar 10 vehículos eléctricos en cuatro años, mientras que BMW tiene la estrategia de comercializar 12 vehículos electrificados hasta 2025, lo que obliga a ambas compañías a minimizar sus futuros costes. 

No sería el primer acuerdo entre ambos fabricantes. Daimler y BMW compraron la tecnológica Here en 2015 junto a otra firma germana, Audi, por unos 2.500 millones de euros. Recientemente, ambas compañías anunciaron un acuerdo estratégico para combinar sus plataformas de carsharing, Car2Go y DriveNow, una alianza que el pasado miércoles recibió la aprobación de los reguladores de competencia de EEUU después de contar con el beneplácito de las autoridades europeas. 

En cualquier caso las conversaciones, que se encuentran en una etapa inicial, ponen de manifiesto el cambio de tendencia en la industria. Los que tradicionalmente han sido rivales como Daimler y BMW, que incluso tienen la sede en el mismo territorio, han visto la necesidad de cooperar si no quieren quedarse atrás. No son los únicos.

El fabricante germano Volkswagen está en negociaciones con la estadounidense Ford para desarrollar conjuntamente furgonetas y vehículos autónomos. Sin embargo, no siempre salen bien. Precisamente Volkswagen rompió un acuerdo de cooperación con la firma japonesa Suzuki en 2016, y el gigante norteamericano General Motors vendió su participación en el grupo francés PSA en 2013 después de no haber cumplido las previsiones de ahorro que sus analistas habían estimado.

Daimler y BMW ya trabajan con otras compañías. El primero tiene participación en la alianza entre Renault y Nissan que incluye compartir la tecnología de sus motores y la producción conjunta de vehículos. BMW, por su parte, trabaja con Toyota para fabricar coches deportivos e investigan juntos acerca del hidrógeno como propulsor.  Si finalmente el acuerdo llegase a buen puerto, sería el último caso de la máxima que muchos fabricantes de vehículos están comenzando a grabarse: la unión hace la fuerza.

Conversaciones: