Híbridos y Eléctricos

LOS MOTIVOS

Daimler cambia de nombre: pasa a llamarse Mercedes-Benz y Tesla tiene gran parte de la culpa

Desde mañana mismo, Daimler pasará a denominarse Mercedes-Benz. El consorcio cambia de nombre en busca de una mayor proyección de la firma y ser más atractiva de cara a inversores.

Mercedes-Benz Vision EQXX eléctrico.
Mercedes-Benz Vision EQXX eléctrico.

Aunque el protagonismo siempre se ha centrado en la propia Mercedes-Benz, lo cierto es que el consorcio bajo el que hasta ahora ha militado la firma alemana es Daimler, que a su vez ha tenido bajo su paraguas múltiples firmas. Ahora, con fines puramente bursátiles, el tejido empresarial tomará el nombre de la firma automovilística, por lo que nunca más volverá a llamarse Daimler. Emprende así Mercedes-Benz su propio como fabricante con la intención postularse como una compañía tecnológica, mucho más atractiva de cara a inversores que un fabricante tradicional.

El cambio de denominación se hará efectivo mañana mismo, día 1 de febrero de 2022, y su nombre oficial será Mercedes-Benz Group AG. Prosigue así la compañía con el camino tomado al separar su división de camiones de la propia Daimler el pasado mes, y diferenciar por completo esta sección de la que ahora se convertirá en la firma matriz.

El motivo por el que el longevo consorcio ha cambiado su propia denominación ha sido resumido por el propio CEO de la empresa, Ola Kallenius, quien alega que la compañía tiene una oportunidad real de aumentar sus múltiplos (la recomendación de compra en base a la relación entre el precio de sus acciones y sus metas), pues ve un gran potencial en las acciones de la nueva Mercedes-Benz si consiguen alcanzar sus objetivos comerciales, principalmente el de sus coches eléctricos.

En este sentido, durante el último año la compañía ha aumentado un 40 % el valor de sus acciones, y el valor total de la compañía se sitúa en la cota de los 74 billones de euros (unos 82.800 millones de dólares al cambio actual).

22C0001_061

Mercedes-Benz Vision EQXX eléctrico..

El principal ejemplo que ha llevado al consorcio a su cambio de denominación no es otro que Tesla, además de otros fabricantes emergentes de menor tamaño como Rivian y Lucid Motors (esta última rival directa de Mercedes-Benz).

A estas empresas una salida a Bolsa en el momento apropiado ha elevado las posibilidades financieras de cada una de ellas. No obstante la más disruptiva de todas sigue siendo Tesla. La firma americana sigue marcando la pauta en una industria que gira determinadamente hacia el coche eléctrico, y no sólo lo hace con productos como el Tesla Model 3, sino por también el modelo de negocio que ejecuta la empresa de Elon Musk.

Sin embargo, y tal y como apuntan múltiples analistas, el nicho de mercado al que apuntan los eléctricos de Mercedes es finito: coches eléctricos de lujo ligados a un alto precio de adquisición no suponen una gran baza para una compañía que pretende despegar en términos bursátiles, aunque Mercedes-Benz lo que de verdad busca con este cambio de tercio es postularse más como una empresa tecnológica que como un fabricante de coches, aunque la empresa ya comunicó anteriormente que lanzarán coches eléctricos más asequibles, aunque ello supusiera sacrificar un aspecto clave, la autonomía.

No es Mercedes-Benz el único fabricante obligado a buscar alternativas y reinventarse, y así poder seguir la estela de Tesla. Otros fabricantes de corte tradicional, entre los que se encuentra por ejemplo el Grupo Volkswagen, han comenzado a producir y comercializar competentes coches eléctricos sin que ello haya tenido efecto directo en el valor de la compañía, como sí sucede con la firma estadounidense, que a causa del valor de sus acciones dispone de una ventaja superlativa sobre el resto.

Conversaciones: