Híbridos y Eléctricos

LA IMPORTANCIA DEL NEUMÁTICO

Eco-eficiencia y seguridad con el cuidado de los neumáticos

Para sacar el máximo rendimiento de los neumáticos, el usuario comprometido con los valores de la eco-eficiencia y de la movilidad sostenible también ha de pensar en las pequeñas cosas que ayudan a conseguirlo.

El neumático es uno de los componentes del automóvil que aporta seguridad y una buena direccionalidad. Pero también es un factor determinante para conseguir ajustar los mínimos valores de consumo, emisiones y ruidos a la propia condición del vehículo. No llevar una presión correcta, las medidas adecuadas, un desgaste significativo o la calidad adecuada, aportará un mayor consumo y emisiones, a la par que disminuirán nuestra seguridad y aumentaran los índices de contaminación acústica.

Para sacar el máximo rendimiento de los neumáticos, éstos y los elementos que influyen en ellos se deben revisar periódicamente y mantenerse en buen estado. El usuario comprometido con los valores de la eco-eficiencia y de la movilidad sostenible también ha de pensar en las pequeñas cosas que ayudan a conseguirlo.

Para ello, el decálogo que nos propone ARPEM, comparador de seguros para coches, resume un conjunto de normas básicas de obligado cumplimiento para su seguridad y eco-eficiencia.

Circular con la presión correcta 

En este caso será siempre la indicada por el fabricante. Con una presión demasiado baja, la estabilidad es menor porque la transmisión de fuerzas laterales disminuye, también es más larga la distancia de frenado, el vehículo tarda más en reaccionar, obedece menos a las maniobras de giro (puede resultar esto fatal en caso de maniobra brusca de desvío o cambio de carril) y le cuesta más mantener la trayectoria recta. Así mismo, el neumático se desgasta de forma irregular, aumenta el riesgo de sufrir un reventón y de que la banda de rodadura se desprenda. Por el contrario, circulando con un exceso de presión, el desgaste también es mayor e irregular, en este caso, sufriéndolo más la parte central. La cuestión de la presión es muy importante, de hecho, los técnicos de las casas fabricantes de neumáticos estiman que la mayoría de defectos que sufren los neumáticos se deben a una presión demasiado baja. Teniendo en cuenta que el neumático va perdiendo aire desde su inflado, se recomienda revisar la presión una vez al mes, pues en este periodo de tiempo ya se pueden perder un par de centésimas de atmósfera. Sólo con esta pérdida, se reduce en un 15% la vida útil del neumático. 

Revisar los neumáticos asiduamente

Aunque parezca exagerado, los neumáticos deberían revisarse una vez al mes, prestando especial atención a que no se haya producido ninguna abrasión anormal en la banda de rodadura o se haya incrustado algún elemento punzante. Así mismo, se tomará la presión en frío y si se producen pérdidas, acudir a un taller o centro especializado. No olvidar de revisar periódicamente la rueda de repuesto, su estado y presión.

Evitar combinaciones antinaturales y prohibidas

El vehículo sólo puede montar las llantas y los neumáticos especificados en la ficha técnica. En aras de la espectacularidad, muchos no cumplen con esta norma corriendo un grave peligro al generar en el vehículo un comportamiento irregular y pudiendo tener graves problemas legales (con justicia, aseguradoras, etc.) en caso de percance. Por otra parte, no se deben mezclar neumáticos de marcas y dibujos diferentes en el mismo eje, delante y detrás, en caso de que cuenten con las mismas especificaciones técnicas. Recomendamos montar el mismo juego de neumáticos para las cuatro ruedas. 

Evitar los bordillos

Si no hay más remedio, a la hora de afrontarlos tener en cuenta una serie de consideraciones como, por ejemplo, abordarlos en ángulo recto y a poca velocidad, para evitar que el flanco quede oprimido y se rasgue; los flancos son la parte más sensible y si se maltratan con los bordillos se puede dañar la carcasa o desprender la banda de rodadura.

Evitar los baches profundos y las alcantarillas

pueden dañar no sólo el neumático sino también la llanta amén de producir desequilibrios y desalineaciones. Ante estos peligros, solo cabe recomendar prevención (en áreas urbanas sabemos que hay alcantarillado) para afrontarlos a muy baja velocidad. 

Revisar el estado de los amortiguadores

Instalar un neumático más ancho o de altas prestaciones es una práctica inútil si los amortiguadores están en mal estado pues la estabilidad depende de este conjunto. Además, con unos amortiguadores en mal estado, los neumáticos se desgastan más y de forma más irregular.

Revisar el paralelo

Circular con un paralelo desajustado aumenta notablemente el desgate.

Evitar caídas fuera de cotas

En este caso también aumentan considerablemente el desgaste.

Evitar el bloqueo de los frenos

Produce que partes del neumático se desgasten más que otras redundando negativamente en las prestaciones y en la vida útil del mismo. Aunque los neumáticos son cada vez mejores y más fuertes, un frenazo brusco a alta velocidad con las ruedas bloqueadas puede desgastar la banda de rodadura hasta alcanzar el cinturón. No obstante, conviene recordar que el ABS, dispositivo cada vez más generalizado, minimiza estas situaciones al evitar que las ruedas se bloqueen al frenar. 

Precaución a la hora de limpiar las llantas con aspersores a alta presión

El hecho de rociar el neumático con agua fría y a poca distancia puede dañar el neumático a causa de los cambios de temperatura que alterarán las condiciones de la goma. Así, se deberá guardar una distancia mínima de 20 mm entre el aspersor y el neumático además de no aplicar el chorro directamente sobre él sino describir un ángulo agudo.

Evitar someterlos a productos químicos agresivos, aceites o gasolinas

Todos modifican las propiedades de la goma que se vuelve más quebradiza y permeable al agua.

Acudir a un taller o centro de neumáticos de confianza

Así podremos confiar en la procedencia de los neumáticos, que han de cumplir con el correcto etiquetado del nivel de prestación del mismo así como en un óptimo montaje o, al menos, les harán más caso al reclamar un mal servicio. El montaje de los neumáticos es una cuestión particularmente importante, el cliente debe saber que el profesional instalador no debe realizar forcejeos para calzar el neumático en la llanta, de hecho, deberá disponer de maquinaria específica para realizar esta función. Así mismo, deberá exigir el equilibrado de los neumáticos tras su montaje. 

¿Qué documentos necesito llevar en el coche?

En caso de tener que responder ante cualquier problema relacionado con las características de las cubiertas o ante cualquier petición por parte la policía de tráfico o  guardia municipal, te aconsejamos llevar la documentación necesaria y de obligado cumplimiento que te acompañamos en esta infografía creada por arpem.com en los supuestos de estas tres condiciones: documentos obligatorios en España, si viaja al extranjero o si son documentos recomendados, pero no obligatorios.

Conversaciones: