Híbridos y Eléctricos

CINCO HORAS DE CARGA Y 250 KM DE AUTONOMÍA

El autobús eléctrico puro llega a Barcelona

TMB dispondrá durante dos años de un autobús eléctrico de última generación del modelo K9, para ponerlo a prueba en el funcionamiento con pasajeros.

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, ha presidido hoy la firma de un convenio entre el presidente de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), Joaquim Forn, y el director general de la empresa de automoción china BYD en Europa, Isbrand Lo, por el que TMB dispondrá durante dos años de un autobús eléctrico de última generación del modelo K9, para ponerlo a prueba en el funcionamiento con pasajeros.

El acuerdo se enmarca en el interés del Gobierno Municipal y de TMB de adoptar las tecnologías más avanzadas desde el punto de vista ambiental para ofrecer un transporte público eficaz con la mejor calidad y el menor impacto en el entorno. Actualmente la compañía pública ya dispone de la flota de autobuses más limpia de Europa, gracias a la apuesta por los vehículos híbridos y de gas natural comprimido, y a la incorporación de filtros anticontaminantes en los vehículos diésel. En paralelo, no deja de sondear el mercado en busca de los productos más innovadores y eficientes que la industria va desarrollando.

La prueba intensiva del autobús de BYD permitirá contrastar si un vehículo eléctrico puro, alimentado por baterías y que no emite localmente gases de ningún tipo, puede asumir un servicio de transporte de pasajeros en una ciudad como Barcelona con prestaciones similares de autonomía, confort y rendimiento a otro vehículo de la flota actual y con unos costes por viajero y kilómetro también equivalentes.


CINCO HORAS DE CARGA Y 250 KM DE AUTONOMÍA
El autobús K9 es del tipo estándar, de 12 metros de longitud y tres puertas. El propulsor es un conjunto de dos motores eléctricos de 90 kW cada uno, alimentados por una batería de ion-litio con núcleo de hierro de 324 kWh. Según el fabricante, el coche se puede cargar en cinco horas y tiene una autonomía de 250 kilómetros, suficiente para una jornada de servicio en una línea urbana.

El vehículo es similar al que hizo una corta estancia en Barcelona en junio de 2012 en régimen de cesión. Durante tres días realizó recorridos sin pasajeros en los itinerarios de las líneas 44 y 55, con resultados favorables.

En los dos años de pruebas, que comenzarán en julio próximo, TMB quiere experimentar a fondo con la tecnología del vehículo eléctrico, para evaluar los costes reales de operación, mantenimiento e infraestructura, la fiabilidad de los componentes, el ahorro energético, el beneficio medioambiental y el retorno de la inversión, en comparación con un vehículo clásico diésel. El alquiler del autobús, por importe de 11.580 euros mensuales, incluye el mantenimiento del vehículo y la posibilidad de adquirirlo al final del período si la empresa considera interesante que pase a formar parte de la flota de manera permanente.

 

Conversaciones: