MUSK RECLAMA UN TRATO JUSTO

Elon Musk pide ayuda a Donald Trump para frenar el coche eléctrico 'made in China'

Elon Musk pide ayuda a Donald Trump para frenar el coche eléctrico 'made in China'.
Elon Musk pide ayuda a Donald Trump para frenar el coche eléctrico 'made in China'.

Elon Musk, CEO de Tesla, ha enviado una serie de tweets dirigidos al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para pedirle que presione a los fabricantes de coches eléctricos chinos con impuestos más elevados. Musk considera que EE.UU. tiene normativas muy permisivas con los fabricantes chinos, mientras que el gobierno del país asiático cobra un impuesto de importación del 25% a las automotrices extranjeras.

A través de varios tweets dirigidos a Donald Trump, el ejecutivo de Tesla dijo que estaba "en contra de los impuestos de importación en general, pero las reglas actuales dificultan las cosas. Es como competir en una carrera olímpica con zapatos de plomo".

Tesla ha expresado su interés de construir vehículos en China, el mayor mercado automotriz del mundo, pero se ha topado con obstáculos en las negociaciones con las autoridades locales, en parte porque Musk está interesado en mantener el control total de cualquier empresa en la región.

"No se permite que ninguna compañía automotriz de Estados Unidos posea ni siquiera el 50% de su propia fábrica en China, pero hay cinco empresas automotrices de coches eléctricos 100% de propiedad china en Estados Unidos", escribió Musk en otro tweet.

“Tesla planteó este tema con la administración anterior y no pasó nada. Solo quiero un resultado justo, donde los aranceles y las reglas sean igualmente moderados para ambas partes. Nada más. Espero que esto no parezca irrazonable", apuntó Musk.

Durante un anuncio reciente sobre los nuevos aranceles para la importación del acero y el aluminio, Trump citó uno de los tweets de Musk, y reconoció que los fabricantes estadounidenses no han sido tratados con justicia en los mercados de todo el mundo.

“Los políticos lo han sabido por años y nunca hicieron nada al respecto. Esto tiene que cambiar", dijo Trump, diciendo que planea imponer un "impuesto recíproco" a otros países. "Estamos cambiando las cosas. Solo queremos equidad", acotó.

Tesla ha expresado su interés de construir una fábrica en Shanghái, y en noviembre Musk dijo que esperaba que la planta estuviera operando dentro de tres años. Sin embargo, Tesla y las autoridades chinas aún no han anunciado un acuerdo.

China comienza a mostrar señales de cambio

China dijo recientemente que buscará reducir los impuestos para la importación de vehículos livianos y llevar a cabo un programa piloto para flexibilizar las reglas para las compañías extranjeras que fabriquen coches ecológicos. “Creo que es bastante probable un resultado equitativo para todos. China ya ha mostrado voluntad de abrir sus mercados y creo que harán lo correcto”, publicó Musk en Twitter con un tono más esperanzador.

China, que está fomentando la producción y compra de vehículos eléctricos, exige a los fabricantes de automóviles extranjeros que construyan empresas conjuntas con automotrices chinas, impidiéndoles así establecer fábricas de propiedad absoluta.

De esta manera, Tesla no puede abrir una fábrica en China sin comprometer su propiedad intelectual, ya que tendría que compartir sus secretos con empresas chinas. Musk recordó que un automóvil estadounidense que "va a China paga un arancel de importación del 25%, pero un automóvil chino que llega a Estados Unidos solo paga el 2.5%, una diferencia diez veces mayor".

El ejecutivo preguntó al Presidente: "¿Cree que Estados Unidos y China deberían tener reglas equitativas para los automóviles? Es decir, los mismos impuestos de importación, restricciones de propiedad y otros factores". Trump ha dicho que espera cobrar un “impuesto espejo” a las firmas de otros países, lo que significa que EEUU cobrará un arancel similar al que deban pagar las empresas estadounidenses en el extranjero.

Conversaciones: