Híbridos y Eléctricos

LEY DE CAMBIO CLIMÁTICO

España busca modelo para la transición del diésel al coche eléctrico

Cuando falta menos de un mes para que España entregue el borrador de la Ley de Cambio Climático, aún existen ciertas aristas en la estrategia del Gobierno para garantizar una correcta transición al vehículo eléctrico. 

El Renault Zoe utiliza el cargador Camaleon para recargr en corriente alterna trifásica
España empieza la cuenta atrás para presentar el borrador de la Ley de Cambio Climático para garantizar la transición al coche eléctrico.

España presentará el borrador de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética el próximo 15 de febrero ante Miguel Arias Cañete, el Comisario de Medio Ambiente de la Unión Europea. Aunque la propuesta llega algo más tarde que en otros países del Bloque, España se convertirá en el primer país que prohíba la venta de vehículos propulsados por diésel en 2040 para su eliminación definitiva en 2050.

El objetivo según el Gobierno es generar hasta 235.000 millones de euros en oportunidades derivadas del proceso de descarbonización. En cifras similares se manejan países como Francia, Alemania o Noruega, los mercados que mejor se están preparando para la llegada del coche eléctrico. Sin embargo, y a diferencia de España, estos países cuentan con otras estrategias.

Uno de los principales problemas del parque automovilístico español es su antigüedad, 12 años de media, frente a los 8,8 años que marca el estándar europeo. Renovarlo sería posible, pero también necesitaría de un amplio sistema de incentivos, ya que uno de los problemas más señalados por los consumidores es el alto precio de los vehículos eléctricos. En Reino Unido, por ejemplo, existe un plan estatal de 2.700 millones de libras de los cuales 1.500 se destinan exclusivamente al coche eléctrico.

China y EEUU, los mayores mercados de coches eléctricos del mundo, cuentan con generosas subvenciones que incentivan a los consumidores para hacer que la transición hacia la electrificación completa sea más fácil. Por ejemplo en EEUU, el Gobierno otorga subvenciones de hasta  7.500 dólares (unos 6.600 euros) por unidad a los fabricantes que aún no hayan vendido más de 200.000 vehículos eléctricos.

El Gobierno alemán anunció recientemente que financiaría con hasta 15.000 euros– junto con la marca Volkswagen– la compra de un modelo Passat si se entrega un coche diésel 4 (aquellos modelos vendidos desde enero de 2005 a septiembre de 2009). El objetivo de Alemania no solo es allanar la llegada del coche eléctrico, sino también olvidar el escándalo del Dieselgate que marcó un punto de inflexión en la automoción mundial.

Países como Francia o Noruega ya cuentan con sistemas de subvención parecidos. España, a pesar de que cuenta con un sistema de ayudas similar al modelo americano, no tiene un plan oficial para la renovación de su parque automovilístico. Aunque pueda convertirse en el primer país en prohibir la venta de los coches de combustión, aún falta camino por recorrer.

Conversaciones: