Híbridos y Eléctricos

RECARGA RÁPIDA DE HASTA 300 KW

Mercedes-Benz instala una estación de recarga de 1,2 MW en su fábrica de autobuses eléctricos

La nueva estación de recarga está ubicada en una posición estratégica dentro de la fábrica del eCitaro, el autobús eléctrico de Mercedes.

Mercedes instala una estación de recarga de 1,2 MW en la fábrica de su bus eléctrico
Mercedes instala una estación de recarga de 1,2 MW en la fábrica de su bus eléctrico

Aprovechando el lanzamiento de su nuevo autabús eléctrico de producción, el eCitaro, Mercedes-Benz ha presentado también una nueva estación de recarga en la misma factoría donde fabrica el eCitaro eléctrico, en Mannheim (Alemania). Una estación peculiar que en la que los puestos de carga están situados a cinco metros sobre el suelo, por encima de los autobuses, una decisión que no solo ahorra espacio, sino que también evita accidentes entre los autobuses que maniobran y los puestos de carga.

La nueva estación tiene por objetivo cargar el eCitaro durante el proceso de producción y desarrollo, así como antes de la entrega a los clientes. Se podrán probar nuevas tecnologías de carga, la administración de la misma, nuevo hardware para cargar el autobús, así como nuevos protocolos de comunicación. Además, esta infraestructura está pensada para ser modular y se podrá ampliar fácilmente según sea necesario. 

Infraestructura flexible y modular: carga por cable, pantógrafo y riel eléctrico

La estación de carga de Mercedes es compatible con las tecnologías de carga más comunes: carga por cable de 150 kW, carga rápida de 300 kW con un pantógrafo en el techo del autobús y carga rápida de 300 kW con un conjunto de rieles de carga instalados en el techo del autobús. Este último sistema se conoce también como pantógrafo invertido.

estacion-recarga-electrica-mercedes-ecitaro-02

La estación cuenta con cuatro puestos de recarga en los que se puede recargar mediante cable (y conector CCS Combo 2) a una potencia de 150 kW, y otros dos puestos adicionales que ofrecen la carga rápida a 300 kW, uno de ellos mediante el pantógrafo y el otro mediante el pantógrafo invertido. La potencia total en la estación de carga es de 1,2 megavatios, una cifra bastante notable. Como curiosidad, Mercedes asegura que los cables empleados tienen el grosor de un brazo humano.

Una estación de recarga estratégicamente situada

La elección de la ubicación de esta estación de carga eléctrica no ha sido casual, ni mucho menos. Se encuentra justo detrás de la zona de entrega de vehículos, lo más cerca posible de su partida hacia el cliente final. Además, para evitar que los autobuses eléctricos tengan que maniobrar, la estación de carga se ha construido en forma de puente, de manera que basta con situarse debajo para enchufarlos y empezar a cargar. 

La ubicación de la nueva estación servirá también para las últimas pruebas de control de calidad previas a la entrega del autobús (que también se llevan a cabo en el Citaro), que en esta versión eléctrica incluye una carga de sus baterías. Por último, los clientes que visiten la factoría podrán acercarse a la estación de recarga para informarse sobre la tecnología y su funcionamiento de primera mano. 

Conversaciones: